Alarma en el Gobierno: Rafecas rechaza ser procurador si lo eligen sin los dos tercios del Senado

El juez federal, elegido por Alberto Fernández para el cargo, se negará a asumir en caso de que salteen los procedimientos de elección, pudo saber El Cronista. Considera que sería un retroceso institucional y que el Ministerio Público Fiscal sería un apéndice del Ejecutivo.

Daniel Rafecas tiene tomada la decisión. Según pudo saber El Cronista, si el Gobierno decide avanzar con la reforma judicial en el Congreso y apurar la designación del próximo procurador general de la Nación mediante un sistema de mayoría simple y sin recurrir a los dos tercios de los votos que hacen falta en el Senado, el actual juez federal bajará su candidatura.

Nombre puesto para el cargo de  jefe de fiscales desde diciembre del año pasado, con aceptación general en todo el arco político, pero, por ahora, sin los votos que se requieren para ser confirmado por el Congreso, Rafecas considera que las especulaciones surgidas desde el kirchnerismo respecto a un posible cambio en la forma de elegir al procurador significarían un retroceso institucional que él no está dispuesto a convalidar. 

"El representante del Ministerio Público Fiscal pasaría a ser un funcionario más del Gobierno", fue el mensaje que transmitió internamente el juez federal número 3 y que sacudió los pasillos de Comodoro Py en tiempos de pandemia. 

Rafecas, de 51 años, ya hizo el planteo ante el Gobierno, especialmente dentro del Ministerio de Justicia, que es desde donde se promueve la reforma judicial general, que ayer logró dictamen en el Senado y podría tratarse desde la semana que viene, en medio de fuertes críticas de la oposición, que incluyeron una masiva movilización el pasado lunes 19.

Si bien no está confirmado, las especulaciones en torno a posibles cambios en la manera en que se designa al procurador es lo que motivó al juez a expresar su disconformismo. De buen vínculo con las autoridades de la Corte Suprema, y proveniente de la escuela de Esteban Righi, exprocurador de 2004 a 2012, el magistrado no cuestiona la reforma judicial en sí misma porque, entiende, no le corresponde hacerlo por su función actual. Pero sí adelantó que no se prestará a una designación que esquive los actuales requerimientos parlamentarios.

 

 

 

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios