Además del plan alimentario, el Frente de Todos lanza incentivos para generar empleo formal

El espacio impulsa mantener por 24 meses los planes sociales a aquellos beneficiarios que consigan un trabajo registrado. También microcréditos para compra de máquinas y herramientas.

En los últimos días los equipos técnicos del Frente de Todos (FdT) están poniendo el foco en el plan Argentina sin Hambre, que apunta a garantizar el acceso a la canasta básica de alimentos.

En un universo de 8 millones de personas que reciben asistencia alimentaria, se busca atender ne especial a las madres con chicos menores de 6 años, un 20% de este total.

"Entendemos que lo básico es el tema del hambre, por eso arrancamos por ahí, pero inmediatamente viene el desendeudamiento de las familias y la creación de empleo", sostuvo Daniel Arroyo, referente del FdT en políticas sociales.

Aquí radica, en gran medida, la novedad de la propuesta de asistencia social del Frente de Todos. Una pata será el microcrédito para sectores cuentapropistas, para comprar máquinas y herramientas, y así ayudar a desendeudar a las familias. El otro eje es la inserción en el mercado de trabajo.

En el caso de los microcréditos, estiman que hay 4 millones de personas que trabajan, a las que les faltan equipamiento adecuado y que están endeudadas a tasas muy elevadas. El plan contempla crédito hasta $ 15.000 por persona, y se busca incluso apuntalar a empresas recuperadas.

No son garantías bancarias, si no un fondo rotatorio, siempre enfocado en máquinas y herramientas. "Este es un punto clave para nosotros, que empezará a mover la economía desde abajo y a desendeudar a las familias", indicó Arroyo.

"Queremos armar un sistema no bancario, con los propios fondos que hoy son de la política social para máquinas y herramientas, para que el carpintero tenga una sierra circular, para que quien cosa ropa en su casa tenga una máquina de coser y para desendeudar a las familias", explicó el diputado nacional, y firme candidato a ocupar la cartera de Desarrollo Social en un eventual gobierno de Alberto Fernández.

En cuanto al empleo, se está pensando en sectores que pueden reaccionar rápidamente.

"Vemos cinco áreas de trabajo mano de obra intensivas: construcción, sobre todo en infraestructura básica (vereda, cordón cuneta, núcleos húmedos), textil, producción de alimentos, la economía del cuidado (de niños y adultos mayores), y el reciclado", precisó.

El objetivo es generar un "empalme" para el que tiene un plan social, si toma un trabajo formal se mantenga en el plan social durante 24 meses, conviviendo ambos ingresos.

De las personas que están en planes sociales, se estima que un tercio rápidamente puede entrar en el mundo laboral, sostienen que sólo hay que generar los incentivos y las condiciones.

Hay otro tercio que requiere tutores, acompañamiento, que aunque vuele la economía les falta capacitación. Para ellos, se busca consolidar una red de 20.000 tutores, el cura, el pastor, la maestra, el técnico del club de barrio, el profesor de Educación Física, que tendrá la función de acompañar para lograr esa inserción.

Luego, está el resto, "mucho más complicado, con problemas de salud o adicciones, que es un proceso que tenemos que ir profundizando", indicó Arroyo. 

Tags relacionados
Noticias del día
El riesgo país volvió a subir

Efecto Evergrande: qué paso con las acciones y bonos argentinos en el cierre de la semana

Efecto Evergrande: qué paso con las acciones y bonos argentinos en el cierre de la semana
Los activos argentinos tuvieron unos días complicados tras el desplome de Evergrande que afectó a las bolsas a nivel mundial aunque el hundimiento a nivel local fue mayor. Este viernes, los títulos de empresas relacionadas al bitcoin cayeron en Wall Street tras la prohibición del banco central chino de operar criptomonedas