ATP julio: AFIP extiende hasta el viernes el plazo para que las empresas puedan pedir créditos blandos

Es para aquellas firmas que hayan registrado en junio incrementos en su facturación inferiores al 30%. Cuanto menor la variación de ingresos, mayor porcentaje de subsidio: sin interés si aumentaron menos de 10%, 7,5% si subieron entre 10% y 20% y 15% si crecieron entre 20% y 30%.

La AFIP  extendió hasta el viernes 21 el plazo, que inicialmente vencía hoy, para que las empresas que hayan registrado aumentos interanuales en su facturación de hasta 30% en junio puedan solicitar los créditos a tasa subsidiada para cubrir hasta $ 20.250 por empleado. Según el organismo, la medida está destinada a más de 75.000 empleadores.

"Extendemos hasta el 21 de agosto, inclusive, el plazo para que las empresas inscriptas en el Programa ATP de julio tramiten un Crédito a Tasa Subsidiada. Pueden hacerlo quienes registraron una variación nominal en su facturación de entre 0% y 30%", informaron a este medio desde el ente recaudador.

Los créditos blandos estarán destinados a aquellas compañías que se inscriban al programa de Asistencia al Trabajo y a la Producción (ATP) y hayan registrado en junio un incremento interanual de hasta 30% de su facturación.

El Gobierno dejó la puerta abierta para que los créditos para el pago de salarios, que fueron rechazados por buena parte del empresariado antes que se anunciara el Programa ATP, puedan convertirse en un futuro en subsidios y de ese modo liberar a las empresas de su repago.

Cada préstamo cubrirá 1,2 salarios mínimos por trabajador ($ 20.250), aunque no puede ser superior al salario de bolisllo. El esquema de la bonificación de la tasa de interés será creciente, dada la inflación interanual en torno a 40%: 

  • Los que hayan tenido una suba de hasta 10% en la facturación, pagarán una tasa de interés nominal anual de 0%.
  • Los que hayan tenido un incremento de entre 10% y 20%, pagarán una tasa de 7,5%.
  • Los que hayan tenido un aumento de entre 20% y 30%, pagarán un interés de 15%.

La normativa de la AFIP establece que las empresas contarán con un período de gracia de tres meses de modo que el reembolso se realizará a partir del cuarto mes en 12 cuotas mensuales, iguales y consecutivas.

En tanto, las empresas que hayan registrado caídas interanuales en la facturación continuarán con los subsidios directos, de entre $ 16.875 (un salario mínimo) y $ 25.312,5 (1,5 salarios mínimos) por cada trabajador, que hoy la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) ya comenzó a realizar a 1,2 millones de empleados.

Para las empresas de salud, turismo, cultura y cines, el subsidio seguirá siendo de hasta $ 33.750 (dos salarios mínimos) independientemente de la facturación y el Gobierno avisó que estos sectores continuarán siendo asistidos hasta diciembre.

El Fisco estima que este mes, a través del ATP, el Estado habrá pagado 1,4 millón de salarios complementarios de 133.000 empresas. Además, otorgó bonificaciones para el pago de contribuciones patronales, tanto de un descuento del 95% como para el diferimiento del pago por 60 días.

Las restricciones para las empresas que ingresen al ATP seguirán vigentes, tanto para las que soliciten subsidios como para las que accedan a los créditos. Así, no podrán recomprar acciones, distribuir dividendos, operar dólares financieros ni realizar transferencias a empresas radicadas en países considerados paraísos fiscales. 

Para las empresas de menos de 800 empleados, la prohibición pesa durante el ejercicio actual más los 12 meses siguientes, mientras que las que tengan más no podrán hacer estas maniobras por el ciclo actual y los 24 meses siguientes. Así, una empresa que cierre su balance en diciembre (la mayoría) tendrá estas restricciones hasta el 1° de enero de 2022 si tiene menos de 800 trabajadores, o hasta el 1° de 2023 si tiene más.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.

Compartí tus comentarios