ANSeS: se achicó 30% la capacidad del Fondo de Garantía de Sustentabilidad para financiar al Tesoro durante la cuarentena

La proporción de bonos y letras nacionales se incrementó más de 7 puntos porcentuales entre marzo y septiembre, y explicó más del 85% del robustecimiento de la cartera. De esta forma, queda un margen de financiamiento al Tesoro de $ 375.000 millones.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) totalizó en torno a los $ 3,32 billones en el tercer trimestre del año, lo que representa un incremento nominal de 13,8% respecto al anterior, informó la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), aunque casi toda la escalada se explicó por la adquisición de títulos públicos nacionales.

Se trata del dato oficial más reciente del FGS, teniendo en cuenta que suelen publicarse con un rezago de varios meses. El organismo que conduce Fernanda Raverta no había difundido hasta fines de noviembre los informes del primer y del segundo trimestre, por lo que con la difusión del estado de cuenta del tercer cuarto del año se puso al día.

Mientras que en marzo el monto invertido en bonos nacionales ascendía a $ 1,57 billones, hasta junio trepó a $ 2,01 billones y, en los tres meses siguientes, a $ 2,35 billones. Es decir, el 85% del incremento del volumen del FGS en el tercer trimestre está explicado por la adquisición de títulos públicos nacionales, mientras que casi todo el resto está ligado a un incremento en las posiciones en acciones y en bonos provinciales y de dependencias estatales.

Así, la proporción de títulos públicos nacionales sobre el total de la cartera del FGS, (que era al cierre del primer trimestre de 66,32%), pasó de 69,07% a 70,9% entre julio y septiembre lo que representa un incremento considerable en apenas un trimestre. Sin embargo, si se excluyen los bonos cuasipar la proporción es menor, pero el salto es mayor: de 56,7% a 59,2%.

A fines de marzo, esta última cifra era de 51,9%, de lo que se desprende que en los primeros seis meses de la cuarentena el financiamiento de la ANSeS al Tesoro superó los $ 310.000 millones y constituyó una importante fuente de pesos en un momento en el que los ingresos tributarios se derrumbaron.

La distinción con los bonos cuasipar se realiza debido a que estos títulos, colocados en 2005 a las antiguas AFJP, no computan para los topes legales establecidos que limitan las tenencias de títulos públicos en la cartera del FGS. 

Hasta diciembre, el tope era de 50% y en los últimos cuatro años la proporción osciló entre 45% y 49,9%, pero con la Ley de Solidaridad se extendió hasta el 70%, por lo que el Gobierno todavía tiene un margen de 10,8%, que a valores de septiembre representaba unos $ 375.900 millones aproximadamente

No obstante, con la disparada de la brecha cambiaria de septiembre y octubre el FGS salió a vender bonos nacionales en dólares para apaciguar las cotizaciones financieras, lo que produjo un brusco giro en la composición de las tenencias del fondo que administra la ANSeS.

Es que los títulos en moneda extranjera pasaron de significar el 38% de la cartera en junio al 31,8% en septiembre, explicado por un derrumbe de las letras en dólares: bajaron de 8,4% de las posesiones al 2,2%

En contrapartida, los títulos que ajustan por el coeficiente de estabilización de referencia (CER) pasaron de representar el 31,8% de las tenencias en junio al 39,6% en septiembre.

Otras inversiones

En total, si la cartera del FGS se mide en dólares, en el tercer trimestre las tenencias crecieron un 5,4% respecto a fines de junio y rondaban los u$s 43.600 millones. En el segundo cuarto del año, había crecido 12,4%, en tanto que en los trimestres anteriores la variación había sido negativa, de -8,5% en tercio final de 2019 y de -7,6% en el primer trimestre del año.

Las tenencias en acciones pasaron de $ 270.553 millones a $ 295.797 millones, pero su proporción sobre la cartera bajó de 9,3% a 8,9%. En el segundo trimestre habían trepado significativamente, dado que en marzo rondaban los $ 177.339 millones, aunque fue una recuperación de lo perdido en el trimestre inicial de 2020, dado que en diciembre de 2019 rondaban los $ 263.000 millones.

se robustecieron las inversiones en obligaciones negociables, que alcanzaron a fin de septiembre $ 39.098 millones, casi $ 10.000 millones más que lo que representaban en junio. Así, pasaron de ser el 1% de la cartera a ser el 1,2%. El principal sector donde se encuentran invertidas es en petróleo y gas con una proporción del 73%.

En tanto, los títulos emitidos por entes estatales volvieron a subir y ya superaron los $ 100.834 millones, luego de que en junio acumularan $ 88.659 millones. Se trata de un ascenso constante que continúa la dinámica alcista de los últimos trimestres, dado que en diciembre de 2019 ascendía a $ 77.883 millones y en septiembre, a $ 67.498 millones, aunque sigue representando el 3% de la cartera.

En cambio, los montos de los préstamos a provincias recortaron su participación de 4,2% a 3,2%, al pasar de $ 123.056 millones a $ 105.152 millones. En diciembre de 2019 rondaban los $ 120.000 millones y en septiembre, los $ 109.000 millones.

Los vencimientos de intereses de estos títulos se prorrogaron hasta el año que viene a cambio de apoyo legislativo para desligar al FGS de la obligación de financiar la Reparación Histórica. Estos títulos tampoco se contabilizan para el tope legal, que solamente computa títulos públicos de la administración nacional central.
 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios