AFIP quiere obligar a comercios a aceptar más de una tarjeta de débito

El titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, sostuvo que se encontraron con que muchos comercios aceptan una sola de las que existen en el mercado. También quieren sumar otros medios de pago, como los QR. Desde el mes próximo, se amplía cantidad de planes de pago permanentes que puede tener un contribuyente a la vez

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP ) quiere que los comercios acepten al menos dos tipos de tarjetas para comprar con débito. Para ello, ultima los detalles para introducir ese cambio en la normativa que obliga desde abril último a aceptar tarjetas.

La decisión se adoptó luego de comprobar que muchos comercios aceptan solo una de las existentes en el mercado, lo que limita al consumidor.

En esa misma línea, también incluirá otras tecnologías para realizar los pagos: ya existen los POS y el PIM y en breve se ampliarán medios como el cobro con QR, que incluso tiene menos comisión.

Los lineamientos fueron anticipados por el administrador Federal, Leandro Cuccioli, al exponer en el 20 Simposio sobre Legislación Tributaria Argentina del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires (Cpcecaba).

El funcionario comentó además que detectaron, en las reuniones internas semanales sobre morosidad, que los contribuyentes están haciendo uso masivo de los planes de pago, a fin de "cuotificar" el impuesto corriente a pagar.

Por eso, la AFIP permitirá a partir del mes próximo que el contribuyente tenga más planes permanentes a la vez. También habrá más planes con más cuotas para deuda vencida (el último permitía hasta 4 cuotas).

También están pensando, dada la crisis, en un beneficio para las empresas con Acuerdos Preventivos Extrajudiciales (APE), a pesar de que a la AFIP no pueden hacerle ninguna quita. No obstante, Cuccioli no abundó al respecto.

En cuanto a la fiscalización, dijo que el foco estará en los comercios minoristas que, tras ser inspeccionados y clausurados, ponen un cartel de "cerrado por mantenimiento" y a la semana vuelven a operar como si nada hubiera ocurrido.

También que apuntarán al comercio mayorista o distribuidor que le vende a ese minorista. Y tienen previsto no quedarse con una simple acción, sino que buscarán y "cambiarle el flujo de fondos, como pasa ya con la factura M para los apócrifos", que no pueden tomar el IVA. A esos mayoristas, comentó el funcionario, se les aplicarán más retenciones y percepciones de impuestos.

De cara a 2019, Cuccioli insistió en su plan para que desde el año próximo AFIP pueda mostrarle su posición en IVA al contribuyente y que éste sólo tenga que confirmarla,  sin declaraciones juradas y régimen informativo. Eso será factible cuando se generalice la factura electrónica.

Tags relacionados