ABL porteño: cuál es la forma más conveniente de pagarlo

El impuesto que estima recaudar $ 41.000 millones este año se puede abonar mes a mes o en una sola cuota con el beneficio de congelar la inflación que habrá en 2021.

Las boletas del impuesto de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) para 2021 de la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a llegar hace pocos días con un aumento anual del 36,6% por la inflación de 2020 para quienes optan por pagarlo al contado. La opción de adelantar el pago de 2021 vence el 31 de enero y para congelar el precio se debe pagar un 15% extra, lo que generó confusión y polémica entre vecionos porteños que creyeron que la boleta había venido con un aumento superior al 50%. Sin emabrgo, abonarlo al contado es opcional y la factura de enero reflejó un aumento del 2,4%.

El ABL grava a todos los inmuebles situados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y obliga al pago de un tributo de carácter anual, que puede abonarse al contado o dividido en 12 cuotas mensuales. Significa un 7,5% del total de la recaudación de la Ciudad y se estiman recaudar $ 41.000 millones este año.

Hasta 2019 se ajustaba con respecto a la inflación pasada: en la primera cuota del año se aplicaba, por ejemplo, un 40% de aumento y esa cuota quedaba fija para todo el año. Y, por otro lado, llegaba la “boleta 13 para quienes optaban por pagarlo por adelantado con un descuento del 15%.

Actualmente se implementa una nueva metodología. En lugar de tomar la inflación pasada se toma la actual y la futura. Los vecinos porteños que deciden pagar el impuesto mensualmente, en vez de ver un aumento sólo en la primera cuota, verán un incremento mes a mes que depende del IPC de la Ciudad. En la boleta de enero la suba es del 2,4%, que corresponde a la inflación de agosto de 2020, y el rezago de cinco meses se mantendrá a lo largo de todo el año.

Para los que optan por el pago adelantado, la boleta 13 en vez de llegar con un descuento, tiene como beneficio un incremento del 15%, cuando el mercado proyecta una inflación en torno al 50%.

“Si se toma la boleta anual y se la compara con la del año anterior, se puede llegar a pensar que hubo un aumento del 50%, pero no es así. El importe que se ve en la boleta tiene dos componentes que no salieron detallados, es un factor a corregir , explicaron a El Cronista fuentes de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP). Esos dos componentes son, por un lado, el impuesto 2020 ya consolidado con el 36,6%, y por el otro, el 15% opcional que congela el 2021.

¿Cuotas o pago al contado?

El único beneficio para las personas que pagan por adelantado es abonar un aumento del 15% cuando se espera una inflación muy superior. Quienes abonan mes a mes pueden aprovechar una bonificación del 10% por “buen cumplimiento y si lo hacen a través de débito automático no pagan la última cuota.

“En un contexto de tanta presión sobre los precios en general y una expectativa de inflación creciente, ningún pago de contado tiene beneficio a no ser que el descuento sea superior al 50%, que es el valor a partir del cual hacer un pago de contado hoy podría tener algún sentido , opinó el tributarista Iván Sasovsky.

“Si una persona tiene el dinero para pagarlo al contado, le conviene usarlo para otra cosa, desde un plazo fijo hasta comprar latas de atún , continuó el especialista y explicó que el IPC es un promedio e incluye muchos precios relativos “pisados , por esa razón la tasa general es mucho más baja de lo que va a aumentar la lata de atún.

Por último, se suma a favor del pago en cuotas el rezago que hay por cuestiones administrativas, dado que la inflación de 2020 tuvo precios de los alimentos y tarifas congeladas. Recién en junio de 2021 se tomará el IPC de enero de este año.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios