A 30 años de La Tablada: ¿qué pasó aquel sangriento 23 de enero?

Hoy se cumple un nuevo aniversario del copamiento al cuartel militar, último de los levantamientos contra el gobierno democrático de Raúl Alfonsín.

En la madrugadadel lunes 23 de enero de 1989, un grupo de 42 guerrilleros ingresó al Tercer Regimiento de Infantería Mecanizada General Belgrano, ubicado en la localidad de La Tablada, partido de La Matanza. Pertenecían al Movimiento Todos por la Patria (MTP) y eran liderados por Enrique Gorriarán Merlo, quien había sido el líder del ERP durante la década del 70.

Según declararon posteriormente los guerrilleros, el objetivo era evitar el golpe militar que se estaba engendrando. De hecho, en los dos años anteriores se habían producido tres alzamientos carapintadas contra el gobierno de Raúl Alfonsín. El último había sido un mes antes del suceso de La Tablada.

Sin embargo, se especula que las intenciones del MTP en realidad eran otras. Gorriarán Merlo había combatido en Nicaragua en la revolución sandinista, por lo que se cree que desde el MTP buscaron generar un alzamiento que produjera reacción en la gente ante la situación que se estaba viviendo y se dé lugar a una revolución.

Nada de esto ocurrió. Al contrario, las fuerzas de seguridad reprimieron de forma cruenta, y el saldo final fueron 43 muertos: 32 eran guerrilleros, 9 militares y 2 policías. Además, cuatro militantes fueron desaparecidos.

Los enfrentamientos armados a los tiros diferenciaron este suceso de los levantamientos carapintadas que se habían producido, en donde se produjeron negociaciones que resolvieron finalmente el problema.

Los juicios por estos hechos se realizaron durante el mismo 1989, pero organizaciones de derechos humanos sostuvieron que no se respetó el debido proceso. En 1997, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aseguró además que el Estado fusiló ilegalmente y torturó a varios de los detenidos.

Durante el gobierno de Fernando De la Rúa, los presos por este hecho realizaron una huelga de hambre, basados en las lesiones a los derechos humanos que habían surgido. El presidente, entonces, conmutó las penas de los detenidos.

Luego, Eduardo Duhalde indultó a todos los condenados cuando era presidente, incluido Gorriarán Merlo, quien murió en 2006.

Tags relacionados