Deuda

Encuentro Guzmán - Georgieva: los ejes de la negociación con el FMI

El ministro de Economía se reunió con los técnicos del Fondo y la directora gerente. Negocia un acuerdo de Facilidades Extendidas en medio del ruido político interno. Plazos y posibles refuerzos.

Con la actividad concentrada en Washington esta semana, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió hoy con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva y los técnicos del organismo que se especializan en Argentina. Busca renegociar la deuda de u$s 44.500 millones y extender plazos de repago para evitar los vencimientos de los próximos dos años. 

Ayer visitó la sede del Banco Mundial, donde ratificaron los u$s 2.000 millones en financiamiento previstos para obras de este año y también el fondeo para la asistencia social. Hoy, con el Fondo, se apuntó a definir el cronograma para negociar un acuerdo de Facilidades Extendidas. 

 Para esto, Guzmán, junto al representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, se reunieron con un equipo del Fondo encabezado por Julie Kozack, subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de la Misión para Argentina. Luego, será el turno del diálogo con Georgieva.  

DEFINICIÓN DEL PROGRAMA

El Gobierno había planteado una meta para mayo, con el objetivo de que el nuevo programa fuese una garantía para renegociar a su vez la deuda con el Club de París. A fin de mayo se deben pagar u$s 2.400 millones a ese organismo. Pero el kirchnerismo dentro del Frente de Todos busca que se extienda a después de las elecciones para no tener que llevar adelante ajustes que puedan perjudicar las legislativas. 

Sin embargo, en el entorno de Guzmán marcan que eso podría poner en riesgo variables como la calma cambiaria que sostiene el Banco Central, que podrían afectar a los bolsillos con una devaluación y la consiguiente inflación. "No estamos dilatando el acuerdo. Esperamos que sea lo antes posible", dijo el presidente Alberto Fernández la semana pasada. Si hay una postergación, deberá ser avalada por el FMI para evitar "ruidos" en el mercado, advierten los operadores de deuda. De todas formas, los bonistas que se reunieron el viernes con Guzmán sostienen que no importa la fecha, pero sí las señales de la política.

extensión DEL ACUERDO

Según las reglas del fondo puede llegar hasta los 10 años. En el mercado hablan de un plazo a 8 años aunque es posible que se lleve al máximo permitido. En cambio, el sector vinculado a Cristina Fernández y Máximo Kirchner en el Frente de Todos quiere el repago a 20 años. Guzmán ya advirtió que eso "implicaría reformar las reglas del FMI" y extendería la negociación. La idea de cambiar los estatutos no cae bien en Washington. Pero además, un acuerdo a 20 años implicaría mantener la tutela del Fondo y la revisión de las cuentas asociada al artículo IV, a contramano de la retórica del pago al FMI de 2005 de toda la deuda durante el gobierno de Néstor Kirchner.  

CONDICIONES

El organismo espera que Argentina mantenga la prudencia fiscal, con margen para atender a la "población más vulnerable". Con los datos fiscales de lo que va del año, Guzmán mostrará que los ingresos suben por arriba de los gastos, aunque falta definir los ajustes tarifarios y paritarias estatales, por ejemplo. El ministro se aferra al Presupuesto 2021 y la meta de inflación del 29% pero en tarifas ya se anticipó que las subas estarán por debajo de lo previsto en la ley de leyes. El Fondo, además, quiere que el plan genere condiciones para "un crecimiento apuntalado por el sector privado".

El viernes, en una reunión con inversores en Nueva York, Guzmán recalcó que el Gobierno está "trazando un camino consistente y sostenible para la Argentina, con previsibilidad y reglas de juego claras que favorezcan un ambiente propicio para las decisiones económicas". La inversión interna está en el orden del 15% del PBI y Argentina necesita duplicar esa tasa. La inversión extranjera directa cayó 35% tan sólo en el segundo trimestre del año pasado, según datos de Cepal. 

Vencimientos

Con los u$s 2.400 millones del Club de París y los vencimientos con el FMI, este año Argentina debe pagar u$s 7.100 millones a los organismos multilaterales. Pero en los próximos dos años, los compromisos con el Fondo suman u$s 46.000 millones. El objetivo del Gobierno es descomprimir los pagos por los próximos cuatro años hasta tener un horizonte de ingresos de divisas, en línea con la reestructuración de deuda con los acreedores privados.

Fondos Frescos

Por otra parte, el viernes pasado, el Grupo de los Siete (G7) votó a favor de una ampliación "sustantiva" de las reservas del Fondo Monetario Internacional, lo que acerca el posible refuerzo de los Derechos Especiales de Giro asignados a la Argentina, que implicaría unos u$s 3350 millones en el caso de que la ampliación decidida sea de u$s 500.000 millones, pero según trascendió, podría llegar a u$s 650.000 millones. Según la agencia Bloomberg, el directorio del FMI se reúne hoy y Georgieva podría anunciar la ampliación de fondos.

Esa asignación de recursos es común a todos los países miembro del Fondo Monetario y el monto está vinculado al peso de cada país en el organismo. De todas formas, Chodos no descartó que pudiera haber fondos frescos asociados al nuevo programa para reforzar las reservas argentinas, pero es algo atado a la negociación.

El miércoles será el último día de actividad de Guzmán en Washington, en un encuentro con funcionarios del Tesoro de los Estados Unidos, aunque no participaría la titular Janet Yellen. Por su parte, Alberto Fernández agendó una llamada para el miércoles con el titular del Banco Mundial, David Malpass, que no participó de la reunión con Guzmán. Desde el BM anticiparon en las últimas semanas que analizaban la forma de apoyar a la Argentina con más financiamiento "no inflacionario".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios