PANORAMA SOCIAL

CEPAL: en empleo, la Argentina también registró en 2020 uno de los peores datos de la región

Sin embargo, mostró la mayor paridad entre hombres y mujeres. América Latina sumó 22 millones de nuevos pobres en 2020.

A un año exacto de detectarse el caso cero de contagio de Covid-19 en la región, un informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) exhibe números escalofriantes sobre el impacto económico y social de la pandemia.

Una caída del 7,7% del PBI regional, el cierre de 2,7 millones de empresas por el desplome de la demanda en un escenario de restricciones impuestas por el Covid, 22 millones de nuevos pobres y 491 millones de personas que viven con ingresos de hasta tres veces la línea de pobreza.

Para la Cepal este último dato supone un incremento de la vulnerabilidad en América Latina, dado que hasta 2019 contabilizaba 467 millones de habitantes en esta condición. Así ocho de cada diez latinoamericanos tienen ingresos apenas por encima del umbral de la pobreza, "lo que hace esencial la generación de empleo".

Durante la presentación del Panorama Social de América Latina 2020 desde la sede central de Cepal en Santiago de Chile, Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva del organismo, destacó que "el trabajo es la llave maestra para salir de la pobreza y la desigualdad". 

En ese sentido, enfatizó que en los distintos países relevados, se observó un "deterioro de las condiciones laborales" e incluso una "movilidad social descendente".

Analizando los datos de población ocupada en el segundo trimestre del 2020, esto es en el momento más duro de las restricciones a la circulación por la pandemia, sostiene que en Argentina se vio una caída de 20,9% en relación al mismo período del año anterior. 

El país se ubica en un pelotón que integran países como Chile (20%), Colombia (21,8%) y Costa Rica (20,1%), y sólo es superado por Colombia y Perú, que con una contracción de 39,5% en la población ocupada, lidera el ranking regional.

La población ocupada en el segundo trimestre del 2020 cayó 20,9% en Argentina frente al mismo período de 2019, indicó la Cepal 

El dato destacable, sin embargo, es que a diferencia del resto de países relevados, en los que la contracción de la ocupación es mucho mayor entre las mujeres, en Argentina los porcentajes muestran una virtual paridad, caída del 20,5% en los hombres y 21,5% en las mujeres.

Esto se da en un escenario de una "importante salida de personas del mercado de trabajo", apunta Cepal y un contexto en el que "sólo 21,3% de los ocupados en la región puede llevar a cabo el trabajo a distancia" y 30% de las mujeres pobres de la región no pueden participar del mercado laboral por razones familiares. Sencillamente, porque deben quedar al cuidado de niños, niñas o mayores. 

"Aumenta la desocupación y disminuye la participación laboral, especialmente en las mujeres", destaca el informe. Además, observa que la "caída del empleo afecta especialmente a los trabajadores informales, así como los jóvenes". 

En este sentido, en Argentina los trabajadores informales se llevan una gran parte de la reducción de la ocupación en el contexto de pandemia, con un 53% del total. Sin embargo, varios países de la región muestran guarismos mucho mayores. Tal es el caso de Brasil (76,8% de participación de informales en la caída de la ocupación), Paraguay (75,9%) o República Dominicana (73,7%).

"La informalidad ya no es ese amortiguador que había antes para el trabajo formal", subrayó Alicia Bárcena, al explicar que antes quienes perdían su empleo registrado podían trabajar aunque sea en la informalidad, pero hoy se pierden posibilidades incluso para los trabajos en negro.

Y allí aparece otro dato preocupante. En casi todos los países la mayor caída del empleo se dio entre los más jóvenes, pero en Argentina el 51,1% de la ocupación se perdió en personas de 65 años o más, quienes difícilmente pueden volver a insertarse en el mercado laboral. Y en segundo término, personas hasta 29 años.

El documento de Cepal recuerda que en el marco de la pandemia los países implementaron políticas de asistencia social, de hecho, el organismo contabilizó 263 medidas de protección social cubriendo un 50% de la población. Valora el esfuerzo aunque no fue suficiente. E insta a continuar las medidas para la emergencia. 

De hecho, entre 2019 y 2020 la pobreza pasó en la región pasó de 187 millones de personas (30,5%) a 209 millones (33,7%), tomando las transferencias hechas para la emergencia. Sin estas transferencias la pobreza hubiera llegado a 230 millones (37,2%).

La pobreza extrema pasó de 70 millones de personas a 78 millones, pero hubiera llegado a 98 millones de personas en América Latina.

La Cepal destacó que entre marzo y diciembre de 2020 los países destinaron u$s 86.000 millones como gasto adicional, algo así como el 1,5% del PIB regional. Sin embargo, para eliminar la pobreza extrema (indigencia) y llevar a todos al menos hasta la línea de la pobreza, habría que destinar el 7% del producto. 

Así, al 0,7% del PBI que representan distintas políticas sociales en los países de la región, más el 1,5% de recursos por la emergencia, haría falta destinar adicionalmente un 4,8% del producto de América Latina.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios