Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un aviso en un auto de Fórmula 1 puede costar hasta u$s 25 millones

El alerón trasero, los pontones y el capot del motor son los espacios más exclusivos de los monoplazas. Mientras que el morro y el alerón delantero los más económicos

Un aviso en un auto de Fórmula 1 puede costar hasta u$s 25 millones

Considerados por algunos como avisos rodantes, los monoplazas más rápidos del planeta son auténticos imanes a la hora de atraer publicidad. La inversión de sponsors y partners en 2017 alcanza un total de 1640 millones de euros (u$s 1835 millones) en la principal categoría del automovilismo, según Business Book GP, razón por la cual un centímetro cuadrado de la carrocería de estos coches sigue cotizando a precios increíbles.

Pero no todos los espacios disponibles en los autos para la publicidad se ofertan a un mismo precio. Obviamente, los lugares donde un logo es más visible, son los más costosos.

Así, el capot motor, los pontones y el alerón trasero de los F1 son las zonas más caras para anunciar, ya que la tarifa media asciende a los 23 millones de euros (u$s 25 millones). La diferencia con el resto del monoplaza es enorme, ya que es en estos espacios donde los grandes equipos concentran a los patrocinadores que más aportan a su presupuesto. A continuación se encuentran los apéndices aerodinámicos que se sitúan entre las ruedas delanteras y las entradas de aire del radiador, que presentan un precio medio de 5 millones. Le siguen los retrovisores y los laterales de las alas delantera y trasera (4,5 millones), la parte superior del coche que va desde la cabina del piloto a la mitad del morro (3,5 millones) y, por último, el morro y el alerón delantero (3 millones).

Las prioridades de una empresa y lo que esté dispuesta a gastar por anunciarse en la F1 determinarán si vincula su imagen a un equipo dominante o no. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el espacio que ofrecen los equipos no es el mismo. Un ejemplo de ello es que la compañía especializada en el tratamiento de aguas BWT es el patrocinador principal de Force India a cambio de seis millones de euros, mientras que en Ferrari, UPS abona 23 millones por ocupar parte del pontón de los bólidos italianos junto a Shell (27 millones).

En el caso concreto de Force India, su estrategia pasa por firmar un gran número de acuerdos comerciales: cuenta con 16 sponsors, la que más en la F1. Todos son acuerdos de entre 1,5 y 5 millones de euros que le hacen ingresar 50,6 millones. Este tipo de política también fue una de las últimas apuestas de Ron Dennis antes de abandonar McLaren, una escuadra que pese a tener un gran presupuesto (451,7 millones de euros) gracias a Honda, en términos de patrocinio no presenta grandes cifras. Cuenta con el respaldo de 8 anunciantes, y el que más aporta es Johnnie Walker, con 10 millones, de acuerdo al diario Expansión de España.

En cambio, Williams y Renault se ajustan a lo que sería la clase media del campeonato con acuerdos que superan los 10 millones de euros. En el caso de los franceses sus principales apoyos son Infinity (25 millones ocupando el capó motor) y Castrol (30 millones para aparecer en los laterales de los alerones y los pontones), mientras que los británicos se embolsan 30,5 millones de Martini (15,5 millones para poner nombre al equipo y ocupar el capó motor y el ala trasera) y Rexona (15 millones que le permiten estar en el alerón delantero y los pontones).

Un caso particular es el de Haas Automation, la compañía estadounidense que desde 2016 cuenta con un equipo de F1. A diferencia de Red Bull, que también cuenta con su propio equipo pero manteniendo alianzas comerciales con firmas como Rauch (4 millones), Tag Heuer (5 millones) o Mobil 1 (20 millones), el grupo norteamericano es el único patrocinador de su formación, al aportar 50 millones. Esto no significa que su presencia en el Gran Circo no resulte rentable, ya que esta le permite darse a conocer por toda Europa y Asia y conseguir así nuevas fuentes de ingresos para su negocio, que en 2015 obtuvo el 55% de su facturación (u$s 1000 millones) de EE.UU.