Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rugby: césped de definiciones

Ciudades como Edimburgo, París, Londres y Dublín vibrarán con las instancias finales de las competencias más importantes de Europa.

Diciembre suele presentar diversos contrastes en el mundo ovalado. Uno de ellos se centra en el calendario: la actividad en el hemisferio sur se detiene, al mismo tiempo que las ligas más importantes de Europa están promediando su fixture.

Lo cierto es que por estos días son cinco los torneos que se encuentran en curso: La Champions y la Challenge Cup, que son de carácter continental; y el Top 14 de Francia, la Premiership de Inglaterra y la Liga Celta, que ponen en juego el poderío de cada región.

Edimburgo será la estrella

La Champions Cup es la competencia más importante de Europa. Se trata de un certamen interclubes que reúne a los mejores equipos del viejo continente, una condición que le otorga un prestigio superlativo para la zona.

Esta edición se definirá el 13 de mayo del año que está por empezar en el Murrayfield Stadium de Escocia. Se estima que los 67.000 asientos del estadio, que cuestan entre £ 20 y £ 80, se agotarán durante los meses previos al partido.

Apenas un día antes se conocerá al campeón de la Challenge Cup, el segundo trofeo más significativo de la comunidad europea. Se disputará en el mismo escenario, aunque los costos serán más realmente accesibles: van desde las £ 5 hasta £ 30.

Por estos días, los grandes animadores de la Champions son Munster (Irlanda), Glasgow Warriors (Escocia), Wasps (Inglaterra), Connacht (Irlanda), Saracens (Inglaterra), Leinster (Irlanda) y Clermont (Francia).

Más allá de los números parciales, todavía resta un gran camino por recorrer y todas los clubes que participan mantienen intactas sus posibilidades de clasificación. La Rochelle (Francia), Gloucester (Inglaterra), Ospreys (Gales), Enisei-STM (Rusia), Cardiff Blues (Gales), Bath (Inglaterra) y Edinburgh (Escocia) se perfilan como aspirantes al título de la Challenge. Sin embargo, aún quedan cuatro partidos correspondientes a la fase de grupos.

París, en el centro de la escena

Luego de un año de ausencia, la final del Top 14 de Francia volverá a disputarse en el Stade de France. La cita será el 4 de junio del próximo año y los tickets estarán segmentados en cinco categorías, que oscilan entre los 20 y los 135 euros.

La última vez que la definición de la competencia francesa visitó este estadio fue en 2015, cuando Stade Français se coronó campeón al vencer a Clermont por 12 a 6. Ya en 2016, la Ligue Nationale de Rugby decidió mudar el encuentro decisivo al mítico Camp Nou del Fútbol Club Barcelona, donde Racing 92 superó a Toulon por 29 a 21.

Cabe destacar, también, que este recinto, que cuenta con capacidad para albergar a más de 81.000 espectadores, fue testigo de grandes eventos deportivos. Algunos de ellos fueron el Mundial de Fútbol disputado en 1998, la Copa del Mundo de Rugby en 2007 y la última edición de la Eurocopa.
 

Clermont, Bordeaux-Bégles y La Rochelle conforman el podio hasta el momento, aunque Montpellier, Toulon y Castres no querrán perderle pisada. En la parte baja de la tabla, Bayonne y Grenoble buscarán cambiar su suerte con el objetivo de evitar el descenso.

La Catedral, un clásico

Tal como lo marca la tradición de la Premiership de Inglaterra, el Twickenham Stadium de Londres volverá a ser el anfitrión de la final del certamen.

El kick-off está pautado para el 27 de mayo del año que se inicia, aunque las entradas recién se pondrán a la venta en los próximo días.

La elección de la Catedral del Rugby como escenario de la definición se repite desde 2003. De hecho, allí se consagraron equipos legendarios como London Wasps, Sale Sharks, Leicester Tigers, Harlequins, Northampton Saints y Saracens, el flamante monarca.

Sus 82.000 butacas no solo recibieron a los simpatizantes en tres Mundiales de Rugby (1991, 1999 y 2015), sino que, también, hicieron lo propio en las diversas Copas de Europa. Es, sin lugar a dudas, una cancha emblemática que respira rugby hace más de un siglo.

Al cabo de nueve fechas disputadas, Saracens volvió a ubicarse en la cima de la tabla de posiciones y buscará repetir la hazaña. Wasps, Bath, Leicester Tigers, Exeter Chiefs y Harlequins son sus más inmediatos perseguidores.

Otra escala en Dublín

El Aviva Stadium recibirá al encuentro definitorio de la Liga Celta, el torneo que nuclea a 12 clubes provenientes de Irlanda, Gales, Escocia e Italia. Al igual que la Premiership, la fecha para este choque será el 27 de mayo del próximo año.

Todos aquellos que deseen presenciar el match deberán desembolsar entre 15 y 90 euros, según la ubicación. Claro que también se debe tener en cuenta que las tribunas cuentan con espacio para alojar a unas 50.000 personas.

La definición de esta competencia suele variar de césped cada año: pasó por el mencionado Murrayfield Stadium de Edimburgo, el Kingspan Stadium de Belfast, el RDS Arena de Dublín y el Thomond Park de Limerick.

Apenas separados por unos pocos puntos, Munster, Leinster y Ospreys se mantienen en la lucha por el primer lugar. Un poco más abajo aparecen Scarlets, Glasgow Warriors, Ulster, Cardiff Blues y Connacht, el campeón defensor.

Mariano Preite