Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Messi brilló y llevó a la Argentina a otra final

El crack rosarino se convirtió en el máximo goleador histórico de la Selección con un golazo de tiro libre. Además, dio dos asistencias en la goleada por 4-0 frente a los Estados Unidos.

Messi brilló y llevó a la Argentina a otra final

Lionel Messi lo hizo de nuevo. Con una destacada actuación, lideró futbolísticamente a la Selección Argentina en la goleada por 4 a 0 frente a los Estados Unidos, en la primera de las semifinales de la Copa América Centenario.

Con este resultado, Messi tendrá el próximo domingo la chance de sacarse la espina tras las finales perdidas en el Mundial de Brasil 2014 y la Copa América de Chile 2015 contra el ganador del partido que disputarán mañana Chile y Colombia, en Chicago.

En el arranque del partido, cuando aún no se habían jugado tres minutos, Messi habilitó a Ezequiel Lavezzi a la salida de un córner y el ex delantero de San Lorenzo y PSG de Francia, entre otros equipos, pasó la pelota por encima del arquero Guzan con un sorpresivo cabezazo.

Pero Messi tenía mucho más para ofrecer. Luego de un par de sus eléctricos arranques, tuvo la chance de un tiro libre cerca del área. Y antes del final de la primera parte, en la cual Argentina había tenido al menos otras tres claras chances de ampliar el marcador, el crack de Barcelona se convirtió en el máximo goleador histórico de la Selección al anotar su gol número 55 con un tremendo zurdazo que se clavó en el ángulo izquierdo del arquero estadounidense.

Ya en el complemento, Lio también participó de forma indirecta de la elaboración del tercer tanto argentino, al habilitar a Lavezzi, que por la izquierda envió un buen pase entrecortado a Gonzalo Higuaín, quien envió la pelota al fondo de la red.

Antes del cierre, Messi volvió quedarse con todas las miradas: robó la pelota en los últimos metros y dentro del área habilitó a Higuaín, quien con el arco a su merced marcó su segundo gol de la noche. 

Pero más allá de la gran actuación de Messi, durante todo el partido el equipo dirigido por Gerardo Martino jugó en un gran nivel: manejó con criterio la pelota, presionó de forma ordenada y borró literalmente de la cancha al prolijo equipo estadounidense.

El próximo domingo, Messi tendrá la tercera chance consecutiva -en los últimos tres años- de levantar un trofeo con la camiseta Argentina. Su máximo anhelo, como confesó al ganar su quinto Balón de Oro. El refrán dice que la tercera es...