Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Medallas de oro y goles revalorizan las acciones de la deportiva Nike

La sobreexposición mediática durante la cita olímpica y la última Eurocopa de fútbol está llevando a prever que la marca norteamericana alcanzará ingresos trimestrales récord

Kevin Durant y Deandre Jordan, integrantes del avasallador Dream Team

Kevin Durant y Deandre Jordan, integrantes del avasallador Dream Team

Cientos de millones de personas a lo largo de todo el mundo vieron las imágenes de los recientes Juegos Olímpicos y quedaron deslumbrados, no sólo por las hazañas deportivas de los atletas, sino también por sus llamativas vestimentas. En este sentido fue la empresa de indumentaria deportiva Nike la que se habría llevado el mayor rédito del evento.

Es que los analistas esperan que la cifra de negocios de la compañía entre junio y agosto -etapa que se corresponde con su primer trimestre fiscal- alcance los 8880 millones de euros, lo que representa un 6% más respecto a lo que vendió en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo al diario digital mexicano EconomíaHoy.

Y si se espera que consiga este récord es porque los especialistas reconocen justamente su omnipresencia en los dos principales eventos deportivos de los últimos meses: Río 2016 y la Eurocopa, la principal competencia de selecciones del Viejo Continente.

"Nike eclipsó a Adidas y a Puma a lo largo del torneo de fútbol en cuanto a apariciones en medios de comunicación", reconoce el equipo de expertos de IG, que detalla que "60 de los 105 goles de la competición los marcaron jugadores que llevaban botines Nike, 31 fueron anotadas por futbolistas con Adidas y 12 con Puma".

En los Juegos Olímpicos, la sobrexposición mediática de Nike se reflejó en la portada de la célebre revista Sports Illustrated, en la que Michael Phelps, el deportista franquicia en Río Janeiro de Under Armour -firma emergente en Estados Unidos-apareció con pantalones Nike (ya que es el patrocinador olímpico de los Estados Unidos). Y los partidos del famoso Dream Team, compuesto por estrellas del básquet de la NBA, entre los que se encuentra Kevin Durant (uno de los vende más zapatillas en EE.UU.), formaron parte de los momentos más vistos por televisión.

En tanto, según informó la propia marca, el 70% de los ganadores de medallas de oro en las diferentes categorías del atletismo son deportistas Nike. "Fue un golpe para Under Armour y un éxito para Nike", advierte Scott Becher, vicepresidente ejecutivo de deportes de Zimmerman, empresa especializada en publicidad.

"Las compañías de equipamiento deportivo son claramente las más beneficiadas de este tipo de eventos", explica Joshua Mahony, analista de la firma de inversión, quien considera que "no hay mejor publicidad para una marca, ya que además de las réplicas que puedan vender durante el evento, su equipamiento deportivo viste a los mejores futbolistas y atletas del planeta frente a una audiencia global".

Chris Beauchamp, también experto de IG, añade que "es casi imposible predecir cómo un solo evento puede influir en los beneficios de cada compañía, pero no hay dudas del poder del marketing global".
Esta batalla mediática ganada por Nike despeja las dudas que generaron sus resultados anuales, en los que se apreció un paro en el mercado norteamericano, donde "mantuvo sus ingresos planos por primera vez en seis años", según advierte el departamento de análisis de Wells Fargo, "por la mayor competencia planteada por Adidas y, sobre todo, por Under Armour".

Tras conocer estos resultados, de finales de junio, el mercado reaccionó negativamente. Todo lo contrario que durante los últimos Juegos Olímpicos, ya que las acciones de Nike se han revalorizado cerca de un 8%, contra un 7% de las de Adidas.