Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Luego de la Copa América, la demorada renovación

Gane o pierda esta noche, el inminente recambio de apellidos con vistas al Mundial de Rusia 2018 aparece como el desafío más importante en la selección de Martino. Por CARLOS ALTEA

Luego de la Copa América, la demorada renovación

Escribir con el resultado puesto siempre es difícil. Una dolorosa derrota o una rutilante victoria pueden influir de forma peligrosa en el análisis -lo más imparcial posible- que se intente hacer. Y en la previa de la final de esta edición especial de la Copa América Centenario no es la excepción. Un triunfo - tras 23 años de sequía- puede transformar al simpatizante más pesimista en un gran fanático de la Selección. Y lo mismo, a la inversa.

Por eso, comenzar a pensar lo que puede (o debería) pasar más allá del resultado de la final ante Chile aparece como un buen ejercicio para matar el tiempo y disminuir la ansiedad.

Porque si Argentina se impone frente a Chile, para el plantel será sin dudas un gran alivio tras las finales perdidas en Río de Janeiro, en 2014, y en Chile, en 2015. Aunque muchos hinchas minimizarán seguramente el logro tras la chance fallida, sobre todo, de levantar la Copa del Mundo frente a Alemania, en territorio carioca.

¿Qué pasará si Argentina vuelve a tropezar en el examen final? Nada que este plantel ya no haya sufrido: duras críticas del sector del periodismo y la opinión pública que no se resigna a entender que en el fútbol, como en cualquier juego, hay tres resultados posibles.

Gane o pierda la final y le guste (o no) al actual plantel, la Selección debería empezar a pensar en el recambio con vistas a lo que se supone será su próximo gran objetivo: el Mundial de Rusia 2018.

¿Por qué? Gran parte del equipo llegará con una edad avanzada a la próxima cita mundialista. Y si esa renovación aún no se hizo, se debe en parte a la final perdida en Santiago, el año pasado.


Para esta Copa América Centenario, el director técnico, Gerardo Martino decidió brindarle una nueva oportunidad de revancha a este grupo. Pero el entrenador es consciente que deberá prescindir de muchos jugadores con vistas al futuro inmediato.


Y si bien es cierto que una buena base de jugadores comenzará a ser probada en los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la clave será potenciarla cuando se reanuden las Eliminatorias Sudamericanas.

Elaborar entonces una lista tentativa parece una interesante idea antes del inicio (o al término) de la final frente al buen combinado trasandino dirigido ahora por Juan Antonio Pizzi.

En el arco, además del nombre de Sergio Romero, sería una buena señal que aparezcan con mayor frecuencia los nombres de Gerónimo Rulli o Agustín Marchesín, por ejemplo.

En la defensa, sumar a los nombres de Gabriel Mercado, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo, Nicolás Otamendi y Ezequiel Garay, los de Germán Pezzella, Leandro González Pirez, Nicolás Tagliafico, Lucas Orban, José Luis Gómez -el lateral de Lanús que ya tendrá una chance en los Juegos Olímpicos- o Alexis Soto.

En el mediocampo, al menos en la zona central, parecería que el recambio de Javier Mascherano está asegurado con Lucas Biglia y, Matías Kranevitter. Pero también podría tener una chance Santiago Ascacibar, de Estudiantes de La Plata. Más adelante, Ever Banega, Eric Lamela, Nicolás Gaitán y Javier Pastore podrían ser secundados por Manuel Lanzini, Mauricio Martínez, el buen mediocampista de Unión que también estará en los JJOO de Brasil, o Cristian Pavón.

El ataque es otra de las zonas donde la edad de los actuales atacantes de la Selección comenzará a pesar. Si bien Messi seguirá siendo imprescindible e irremplazable representaría una buena señal de Martino que también le brinde oportunidades a Paulo Dybala, Luciano Vietto, Ángel Correa, Guido Carrillo, Jonathan Calleri o, incluso, el controvertido Mauro Icardi.