Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los nuevos dueños de la F1 quieren un show similar a un Super Bowl en cada carrera

Liberty Media quiere trasladar su filosofía americana del espectáculo a las competencias, haciendo de ellas un evento que dure toda una semana

La idea también es hacer las carreras mucho más competitivas

La idea también es hacer las carreras mucho más competitivas

El nuevo director general de la Formula One Group es Chase Carey. Su primera intervención ante la prensa fue para marcar el camino a recorrer. La competición necesita un nuevo punto de partida, señaló.

Las personas que acompañarán a Chase Carey en la jefatura de la Formula 1 son Sean Bratches y Ross Brawn, ambos con experiencia en el mundo deportivo y el automovilismo, quienes buscarán la forma de reestructurar la gestión que Ecclestone tuvo durante los últimos años. El plan es hacer de cada Gran Premio un espectáculo con la calidad de un Super Bowl, la famosa final del fútbol americano, que justamente se juega el próximo domingo.

Según declaraciones de Ross Brawn a la BBC Radio, la competencia estuvo en decadencia. "He mirado la F1 como espectador estos últimos años y en algunos momentos no estaba seguro de lo que pasaba durante la carrera", comentó.

Es por eso que Liberty Media, la nueva dueña de la categoría, quiere trasladar su filosofía americana del espectáculo a las carreras, haciendo de ellas un show que no solo dure tres días, sino toda una semana con eventos promocionales.

La nueva estrategia incluye ampliar la programación de la competencia durante el año. Para el 2017 habrá 20 carreras, pero su objetivo es conseguir nuevos Grandes Premios.

Además, quieren conservar ciertos circuitos dentro de su calendario, están los GP de Gran Bretaña, Bélgica, Italia (Monza), Mónaco y Alemania (Nürburgring), pues destacan que la parte más grande del público de la F1 está en Europa y sus pistas son icónicas.

"Bernie Ecclestone solo buscaba llevar la competencia donde estaba el dinero y no se fijaba en el lado histórico de las pistas", comentó Carey en una entrevista. Además, frente al predominio de los monoplaza de Mercedes-Benz durante los últimos años, quieren hacer las carreras mucho más competitivas.

"Creo que sabemos lo que los fans quieren: entretenimiento y carreras cercanas. Debemos encontrar el camino con todos los equipos y personas involucradas para conseguirlo", declaró Brawn. Por otro lado, la nueva administración también busca desarrollar el lado digital de la competencia, pues consideran que deben mejorar su comunicación por Internet y el acercamiento de los pilotos con sus fans. "Es un gran deporte, pero puede ser mejorado. Queremos aportar una mirada nueva. Nuestra ambición es hacer un deporte fantástico para la afición", señaló Carey.