Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los Pumas, locales en el Reino Unido

El 8 de octubre, el seleccionado debía recibir a Australia en la Argentina pero, debido a la escasez de inversiones provinciales, el encuentro se disputará en el Twickenham Stadium de Londres. Los detalles de la decisión.

Corrían los primeros días de este 2016 cuando Federico Chiapetta, subsecretario de Deportes de Mendoza, anunció que la provincia contaba con pocos recursos y que debían definir prioridades. Esta determinación, lógicamente, no incluía a grandes eventos deportivos como el Rugby Championship, una competencia que visitó ininterrumpidamente ese suelo desde su inauguración en 2012, como ninguna otra ciudad en el resto del país. Esta decisión no tomó desprevenida a la Unión Argentina de Rugby que, si bien no contó con propuestas concretas desde otros gobiernos provinciales para reemplazar la sede, encontró una alternativa para la estructura que requiere un acontecimiento de estas características: el Twickenham Stadium de Londres.

El punto de inflexión

Los motivos están a la vista: la UAR no puede absorber el costo total de un espectáculo de semejante magnitud y la Catedral del Rugby otorga un monto fijo de antemano. El punto de inflexión, evidentemente, se produjo tras el encuentro amistoso que Los Pumas disputaron allí ante Barbarians, en noviembre último. Es que el evento satisfizo a los dirigentes desde lo económico y lo organizacional.
"La misma gente que contratamos para enfrentar a Barbarians nos abrió esa posibilidad de desarrollar el partido en Londres. Nosotros sabíamos que para Australia no teníamos plaza definida, y durante los meses de enero y febrero se resolvió. Ya es más fácil cerrar el negocio, porque Los Pumas son un atractivo en sí mismo", argumentó Carlos Araujo, presidente de la UAR, en diálogo con Rugby & Biz.
Una vez cerradas las negociaciones con la empresa que ofreció ese reducto en la capital inglesa, se debía contar con el aval de todas las Uniones involucradas, como la Rugby Football Union de Inglaterra, la Australian Rugby Union, que debía costear los gastos de su plantel y la Sanzar, el ente organizador de la competencia. Y eso también se consiguió.

Nueva adversidad

De esa manera, el suceso se convirtió en una realidad. Claro que, al momento de oficializar la propuesta en la Argentina, el rechazo por parte de los fanáticos ovalados, y de muchas otras personalidades vinculadas al deporte, cobró un rol protagónico. Y Araujo, también, se refirió a esta nueva adversidad que debió afrontar la UAR: "Al tener prácticamente siete presencias de Jaguares y una de los All Blacks en Buenos Aires, donde se encuetran radicados casi la mitad de los jugadores, y después, dos partidos en Tucumán, uno en Santa Fe y otro en Salta, los eventos nacionales estaban más que distribuidos geográficamente como para que el que quisiera ver a Los Pumas de cerca hiciera unos pocos kilómetros y los viera en su propia ciudad. Lo vimos conveniente y desde el punto de vista económico también no compensa".
Los planes para el futuro dependen de varios factores: desde la UAR, confían en que las provincias comiencen a apostar por este tipo de eventos, aunque no descartan que, en el caso de lograr un buen ticketing en Londres, la alternativa de llevar a Los Pumas al extranjero pueda llegar a repetirse en 2017.
Mariano Preite