Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Lío en la AFA: tres bandos, cinco veedores y los motivos de las renuncias

Dirigencia dividida, peleas interminables por el poder y grupos que se dividen originan el desconcierto institucional de la casa matriz del fútbol local. Más información: En medio del escándalo, Tinelli se bajó como candidato a presidir la AFA

Lío en la AFA: tres bandos, cinco veedores y los motivos de las renuncias

Para explicar las renuncias de Marcelo Tinelli, Matías Lammens y Rodolfo D’Onofrio, debe entenderse en principio en qué bando se encuentra cada uno de los dirigentes que aspiran –o aspiraban hasta hoy- a conducir la AFA.

No difiere mucho el actual clima que irradia AFA al de cualquier reality show, en los cuáles las alianzas, los complots y peleas están a la orden del día.

¿Por qué las divisiones?

En un primer momento, la ruptura surgió para dirimir qué grupo se iba a quedar con la presidencia de la entidad.

El bloque grondonista: junto a Luis Segura, actual presidente de la AFA aparecen el líder sindical, Hugo Moyano (presidente de Independiente); Nicolás Russo (presidente de Lanús); Claudio “Chiqui” Tapia (yerno de Moyano, presidente de Barracas Central y vicepresidente de AFA).

El bando de la Superliga: Integrado por Tinelli, quien hasta hoy pretendía ser presidente de AFA-, D’Onofrio, Lammens y Daniel Angelici (presidente de Boca Juniors); y Víctor Blanco (presidente de Racing, luego de estar muy cerca del grupo grondonista en un primer momento)

El bando empresarial: Integrado por Armando Pérez (presidente de Belgrano), que en diciembre pasado no obtuvo los avales necesarios para competir contra Tinelli y Segura. Su as bajo la manga es el aval del presidente Mauricio Macri, con quien mantiene una larga relación. Meses atrás, el propio Macri se mostró a favor de una AFA con perfil empresarial.

En una segunda instancia, la pelea por el Poder de AFA se ramificó y apareció en escena el proyecto de la conformación de la Superliga.

¿Por qué las renuncias?

Tinelli sabía que su candidatura a la AFA había quedado muy condicionada tras la presentación de los avales por parte de sus rivales. El martes pasado cerró el plazo establecido y el empresario televisivo entendió que sería muy difícil competir con Moyano, Russo, Tapia y Pérez.

Por eso, más allá de argumentar “cuestiones personales”, en realidad parece haber renunciado para dedicarse a perfeccionar el proyecto de la Superliga, al entender que, más temprano que tarde, saldrá a la luz.

Además, el exitoso conductor televisivo sabe que su nombre toma cada vez mayor peso para presidir el nuevo esquema de torneo que comenzaría a regir a partir de la próxima temporada, que ya cuenta con la adhesión de unos 22 clubes argentinos.

Fuera del ámbito AFA, el empresario televisivo no estará dentro de la veeduría que actualmente trabaja en la entidad de la calle Viamonte. Y eso, en un futuro, fortalecería su postura con vistas a una nueva candidatura para presidente.

Los veedores

Tres fueron nombrados por la jueza federal Servini de Cubría -Alicia López, Horacio Della Rocca, y Alberto Daniel Piotti-, mientras que los otro dos -Luis Tozzo y Catalina Dembitzky- fueron nominados por Inspección General de Justicia.

El lunes pasado, la IGJ determinó la suspensión de las próximas elecciones dentro de la entidad, que había previsto los comicios para el próximo 30 de junio.

El futuro de AFA

Mientras los dirigentes especulan en que podría haber más renuncias, el próximo martes dirigentes de la FIFA arribarán a la Argentina para interiorizarse sobre la situación de AFA.

Si los representantes de la casa rectora del fútbol mundial consideraran que la veeduría de IGJ es en realidad una intervención-encubierta –tal como denunció días atrás el propio Moyano tras acusar al gobierno de Mauricio Macri-, AFA podría correr el riesgo de sufrir un duro castigo económico, entre otras medidas.