Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Les prohíben entrar a la cancha a los jefes de la barra de Temperley

Aprevide consideró que extorsionaron a dirigentes de la entidad del sur del conurbano bonaerense.

Les prohíben entrar a la cancha a los jefes de la barra de Temperley

La Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide) prohibió el ingreso a los estadios bonaerenses a cinco barrabravas de Temperley, luego de los disturbios durante el partido frente a Independiente del sábado pasado, válido por la séptima fecha del campeonato argentino de Primera División.

En ese cotejo, varios hinchas de Temperley se treparon al alambrado perimetral del campo de juego con el objetivo de provocar la suspensión del partido.

Entre los barras identificados por la Aprevide que no podrán ingresar a canchas ubicadas en el ámbito de la Provincia se encuentran sus tres jefes, conocidos como “Pipi”, “Payaso” y “Paraguayo”.

La entidad tomó la decisión luego de que el presidente del club, Hernán Lewin, revelara los reclamos que le habían realizado para mantener la “paz” en la tribuna del “Gasolero”.

Justamente, el motivo de esta decisión fueron las amenazas denunciadas públicamente por Lewin, quien manifestó que la barra le solicitó “un número fijo de entradas por partido, un dinero por mes y el manejo del buffet del club”.

“Vamos a acompañar a los dirigentes poniendo coraje. Cuantos más directivos, jugadores o entrenadores proactivos tengamos, que denuncien o vengan a darnos datos para que nosotros hagamos las denuncias, vamos a poder trabajar juntos para combatir a estas mafias y echarlas del fútbol, tal es nuestra voluntad y la de la gobernadora (María Eugenia) Vidal y del ministro (de Seguridad Christian) Ritondo”, explicó Juan Manuel Lugones, a cargo del Aprevide.

La historia con Temperley y sus barras se arrastra desde el año pasado, cuando el 15 de mayo de 2015 personal de la Comisaría 3 de Lomas de Zamora detectó que parte de la hinchada local ingresaba al estadio con entradas de protocolo expedidas por el club, pero que no estaban autorizadas.

En aquel entonces, la dirigencia de Temperley hizo un descargo “extraoficial” en el que admitió entregar esas entradas para evitar agresiones físicas para ellos y su familia, tal las amenazas que recibían.

El 1 de octubre pasado, la Policía detectó a un grupo de cinco hinchas intentando entrar al estadio con entradas falsas, que en realidad eran bonos cuya circulación no estaba aprobada por la AFA.

Entre los detenidos estaba Héctor Ovando -alias "Pipi"-, quien se autodenominó como uno de los referentes de la barra de Temperley y precisó que el tesorero del club le había dado 600 de esos bonos para ingresar al estadio. Esto fue validado por el propio tesorero, quien se acercó a la seccional.

Posteriormente, la Aprevide pidió explicaciones a la dirigencia de Temperley y la respuesta volvió a ser “extraoficial”: entregaban esos bonos porque se sentían amenazados por la barra.

El día del partido frente a Independiente efectivos policiales detuvieron a dos hinchas y la Aprevide le pidió a la Seccional 3 de Lomas de Zamora que aportara datos acerca de los cabecillas de la barra de Temperley.

Una vez recibida la información, se procedió a dictar la prohibición de concurrencia para “Pipi” (Héctor Ovando), “Paraguayo” (Héctor Caballero), “Payaso” (Víctor Rodríguez), los tres jefes de la barra brava del club.

Los otros barras que tienen prohibido el ingreso a las canchas de la provincia de Buenos Aires son Carlos Cruz y Angel González.