Las protestas y escraches palestinos que llevaron a suspender el amistoso

Por presión internacional ejercida por diferentes grupos palestinos, finalmente quedó suspendido el partido que la Selección Argentina y su par de Israel tenían previsto jugar el próximo sábado en Jerusalén.

El encuentro iba a ser el último amistoso previo a la participación del combinado argentino en la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Desde hace varios días, grupos palestinos realizaron diferentes manifestaciones y escraches con el objetivo de suspender el partido.

Grupos palestinos aparecieron ayer con camisetas manchadas con presunta sangre en el predio donde entrena la Selección Argentina.

Ayer, incluso, hasta aparecieron camisetas del combinado argentino teñidas de presunta sangre en los alrededores del predio Ciutat Esportiva Joan Gamper, de Barcelona de España, donde el equipo dirigido por Lionel Messi se entrenó más temprano.

Estos hechos y otros pedidos para que el crack argentino y el resto del equipo no jugaran ante Israel finalmente incrementaron el temor entre las autoridades argentinas.

Días atrás, Messi recibió una carta firmada por 70 chicos palestinos en la cual suplicaban que el ídolo de Barcelona no jugara el amistoso.

Palestinos e israelíes mantienen un conflicto histórico por la posesión de territorio y, desde hace varios días, distintos grupos de palestinos expresaron su repudio para evitar que los argentinos visiten Tierra Santa.

Para los grupos que expresaron su repudio, si la Argentina jugaba este encuentro brindaría su apoyo a Israel en la disputa por este territorio, al que definen como propio y recuerdan que el estado israelita se apropió de él de forma violenta e ilegal.

Tags relacionados