A DIFERENCIA DE BRASIL 2014, LAS EMPRESAS RUSAS SIGUEN SIN ASOCIARSE AL EVENTO

La FIFA define hoy los grupos del Mundial pero todavía le faltan los auspiciantes

En medio del escándalo por corrupción y la falta de interés local, hoy a partir de las 12, cuando se conformen las zonas, comienza la verdadera cuenta regresiva hacia Rusia 2018

Argentina y buena parte del mundo estarán muy pendientes este mediodía (12 hs) de lo que ocurra en Moscú, cuando la FIFA realice el esperado sorteo que definirá los grupos de cara al Mundial del año que viene, con transmisión televisiva prácticamente en cadena nacional.

No es un evento cualquiera, ya que de esta "suerte" dependen en mucho las posibilidades de pasar de ronda y continuar en el certamen o de volverse a casa después de haber jugado "sólo" tres partidos.

Sin embargo, a pesar de todo el show y la expectativa, el ente que nuclea al fútbol mundial no llega a esta instancia en su mejor momento y todavía no consigue mejorar su imagen después del escándalo de corrupción iniciado en 2015, con ex funcionarios desfilando diariamente por los tribunales.

Y vinculado con esto, según relevan en The New York Times, a menos de un año de la gran cita, la organización aún tiene problemas para encontrar compañías dispuestas a ser socias.

La lista de patrocinadores del torneo sigue quieta, y la FIFA podría enfrentar un importante déficit financiero.

Seis meses antes del sorteo previo a Brasil 2014, la FIFA declaró que su programa de patrocinio (el cual después de los derechos de TV es el generador de ingresos más importante) se "agotó". Este año, mientras llena su lista de socios de primer nivel con empresas de Rusia, Qatar y China, tiene anotado uno solo de los 20 puestos disponibles para patrocinadores regionales.

Actualmente hay apenas dos auspiciantes rusos: el gigante Gazprom, como socio de primer nivel, y Alfa Bank, el único socio regional y con la designación más baja de las tres categorías de patrocinio. Los socios locales son cruciales, no solo para financiar el evento, sino también para generar entusiasmo entre los hinchas anfitriones.

Para cuando comenzó el torneo de Brasil, al menos ocho empresas locales se habían registrado. Los ingresos de patrocinio global de ese evento fueron en u$s 650 millones superiores a los u$s 1000 millones generados en Sudáfrica 2010.

En 2018, el resultado para Rusia será, en el mejor de los casos, "plano", según las propias estimaciones de la FIFA .

Para Patrick Nally, un especialista que ayudó a establecer el primer programa de marketing internacional de la FIFA, "no es sorprendente que haya sido y siga siendo una marca tóxica". "A menos que sea de China o de un lugar como ese, donde el hecho de que la FIFA comparezca ante los tribunales en Nueva York y esté asociada a la corrupción no importa; ninguna corporación considerará seguro involucrarse con la FIFA" dijo. De hecho, Nally sugiere que debería considerar un cambio de nombre. "¿Por qué no?", se pregunta Nally, y explica "La palabra FIFA tiene la peor imagen del mundo: si estás tratando de vender la marca, esas cuatro letras significan corrupción absoluta y es muy poco atractiva".

Más de Deportes