Kohan: “La situación económica está más difícil que jugar en Nordelta

Minutos antes de enfrentarse a una de las canchas más difíciles del país, el analista económico se refirió al complejo escenario que enfrenta la Argentina. 

Además de ser uno de los analistas económicos más reconocidos del país, Guillermo Kohan es también un apasionado por el golf. Comenzó a jugarlo hacia fines de la década de 1990, cuando cambió extensas jornadas en redacciones de diarios por una más acotada tarea como columnista de radio y se encontró con más tiempo libre para dedicar a un nuevo pasatiempo. “Fue abrir la puerta a un paraíso extraordinario , recuerda.

Precisamente a estos dos temas –su labor como analista económico y su relación con el golf– se refirió Kohan durante la mañana del jueves 16 de agosto, minutos antes de participar de la primera edición de “El Cronista Comercial Open Golf .

¿Cómo nace su vínculo con el golf?

Siempre me gustó, me resultaba muy atrayente. Y cuando a fines de la década del 90 dejé los diarios y me puse a trabajar con Marcelo Longobardi en la radio, a las 9 de la mañana terminaba el programa y me preguntaba ¿esto es todo? Yo venía de los diarios, de trabajar todo el día. Con ese tiempo libre a las mañanas comencé a jugar. Fue abrir la puerta a un paraíso extraordinario. Se convirtió en una de las cosas que más disfruto, así que otra de las cosas que le tengo que agradecer a Longobardi es esto del golf. 

¿Qué expectativa tiene respecto al torneo?

Siempre me siento muy honrado de que me inviten así que encantado de estar acá. Nordelta es muy difícil, ha sido una cancha que siempre me trató mal y es muy difícil de hacerle score. Pero por supuesto, no hay mejor programa que una tarde de golf. Además es un día espléndido. Así que va a ser una linda oportunidad de charlar un rato. No durante el transcurso de los 18 hoyos, porque cuando se juega se habla de golf. Pero después sí, en el bar por ahí salen otros temas. 

¿Y su meta para hoy?

El tema es que es una laguneada, con lo cual dependes también mucho del equipo que te toca, sus hándicaps, o como se complementan. En la tarjeta personal, hacer 90 golpes gross en Nordelta está muy bien. Si hago 90 o menos me voy a dar por hecho. 

¿Qué ve más difícil, la cancha de Nordelta o la situación económica que atraviesa el país?

Está parejo. Nordelta es una cancha que castiga mucho los errores. Y la Argentina lamentablemente sigue cometiendo los mismos errores de siempre. Con lo cual la situación económica está más difícil que la cancha. Es como que te tocara jugar Nordelta con la cancha embarrada, porque lamentablemente la economía está trabada por cuestiones del pasado y del presente. 

¿En qué situación ve hoy a la economía argentina?

Estamos en la profundidad de la crisis. Hay pesimistas y menos pesimistas, pero no muchos optimistas. Creo que el acuerdo con el FMI, en alguna medida, garantiza que Macri, mejor o peor, va a poder terminar su mandato. Es decir, no va a haber un default, no vamos a tener una crisis financiera como aquellas del pasado en las que cerraron los bancos. Por supuesto que la inflación y el dólar pueden seguir subiendo, y eso naturalmente complica las expectativas de inversión. Todos sabemos que tarde o temprano vamos a tener que rediscutir el tamaño del Estado, el gasto en jubilaciones. Eso es una verdad. Dura, pero una verdad en la que se va a necesitar algún tipo de acuerdo. Pero creo que ese va a ser el próximo mandato, con Macri o con quien venga. 

¿Y las expectativas hacia adelante?

El acuerdo con el Fondo nos va a permitir llegar con alguna expectativa al año que viene. Después veremos si la recesión es más corta o más larga, si efectivamente la cosecha de trigo y la cosecha de 2019 representan una reactivación de la argentina rural. Vamos a ver también qué pasa en la política. Si el peronismo va o no unificado, cómo juega Cristina, o las chances de que Cambiemos siga en el poder. Todo eso va a jugar también en el ánimo de los inversores. 

Tags relacionados