Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Jaguares: el dilema de los extranjeros

La franquicia argentina en el Super Rugby se alista para 2017. Desde la UAR evalúan la llegada de jugadores de Fiji para mejorar la competetitividad.

Luego de la primera experiencia en el Super Rugby, la segunda temporada con presencia argentina en el certamen más exigente de este deporte se acerca. Si bien la complicación de la exigencia estaba planteada de entrada, el desempeño de los Jaguares estuvo algo alejado de la expectativa.
Con solo cuatro triunfos y once derrotas, el primer equipo profesional del rugby argentino cursó su debut en medio de luces y sombras desde los números. En el plano más general, el conjunto rompió una barrera inicial con el mejor rugby rentado del mundo. Por eso, el saldo de esta iniciativa fue un duro encuentro con el más alto rendimiento. Los mayores exponentes de Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda le hicieron sentir su presencia a los Jaguares.
"En este primer año nos planteamos muchas cosas, pero había que vivir la realidad. Tuvimos aciertos y errores porque no contábamos con la experiencia previa para dilucidar situaciones, como el caso de los viajes tan seguidos", confesó el head coach de Los Pumas, Daniel Hourcade, a Rugby&Biz.
Asimismo, apuntó al tema de los jugadores. "La rotación hay que revisarla bien para tratar de cuidarlos", apuntó. Y, en relación al juego, sostuvo: "Notamos que estaban cómodos por la falta de competencia interna y eso es algo que vamos a mejorar para 2017".
Hourcade sabe que la necesidad de mejorar el rendimiento para la próxima temporada es imperioso. De allí que ya estén evaluando distintos caminos para generar el nuevo escenario. "Tendremos nuevas presiones, pero vamos a jugar ocho partidos de local y solo siete de visitantes. Además, no nos vamos a cruzar con equipos de Nueva Zelanda y aprovecharemos el crecimiento individual de los Jaguares", indicó el tucumano.
Una de las ideas que se barajan es la incorporación de extranjeros. Más precisamente, se deslizó que podrían arribar jugadores de Fiji para reforzar el plantel y obligar a una competencia interna más fuerte. Sin embargo, por ahora no hay indicios de que la misma se cristalice, a pesar de ser impulsada por el vicepresidente de World Rugby, Agustín Pichot.
"Creo que no es el momento, ya que nos perderíamos la posibilidad de desa-rrollar jugadores para Los Pumas", manifestó Hourcade. En ese sentido, dijo: "Sí nos faltó competencia interna, pero vamos a generarla ahora desde la Argentina XV, el segundo equipo nacional, que será como la intermedia de la Primera".
También Greg Peter, CEO de la UAR, afirmó que la mirada estará puesta en lo local. "El énfasis se hará en el crecimiento y desarrollo de nuestros jugadores", detalló, al tiempo en que apuntó que lo de los fijianos es una "idea, pero nada específico". Empero, no se descarta la llegada de foráneos para la segunda franquicia, que ya tiene adjudicada la UAR.
Si bien la Unión cuenta con un presupuesto anual de $ 250 millones, la apuesta por un segundo equipo sería compartida o mixta. Las negociaciones con los Estados Unidos (una plaza potencialmente muy fuerte) y Brasil podrían derivar en ello. De esta manera, se ampliaría la base de competencia para argentinos y, al mismo tiempo, se achicaría el riesgo económico para la UAR.
A diferencia de lo que ocurre a nivel selecciones, la llegada de extranjeros a una franquicia compartida sería una buena alternativa para aprovechar la plaza disponible y generar nuevos negocios. No sucede lo mismo con Los Pumas: solo se aceptan argentinos naturales para vestir esta camiseta.
En la RWC 2015 de Inglaterra, la Argentina fue la única selección (de 20) que no tuvo extranjeros en su plantel. Todo un caso de estudio ya que hubo 135 jugadores -22% del total de los presentes en la Copa del Mundo- que representaron a una nación en la que no nacieron.
Con una audiencia global de 50 millones de personas alrededor del planeta y más de 2 millones de tickets vendidos en 2016, el futuro asoma promisorio para la próxima edición del Super Rugby.
Al respecto, Andy Marinos, CEO de SANZAAR, destacó: "Tendremos un calendario nuevamente con 18 equipos, con presencia de los Sunwolves (Japón) jugando de local en Tokio y Singapur, y Jaguares actuando ocho partidos de local en Buenos Aires. Ambos hicieron su debut en 2016 y vimos un torneo espectacular. Todo esto le dio nuevos escenarios y color al certamen".
Con el desafío de establecerse dentro del certamen y mejorar su rendimiento, Jaguares apelará (por ahora) a mejorar la competencia interna y a capitalizar la experiencia adquirida durante esta temporada.
Román Iglesias Brickles