OPINIÓN

Fútbol y exportaciones en el mercado donde nacen las estrellas

Los cambios económicos de estos tiempos preocupan a los argentinos y afectan a las diferentes industrias de nuestro país. Una de las principales variables que impacta directamente en nuestra economía doméstica, el tipo de cambio, ha tenido comportamientos poco predecibles en los últimos meses. En estos días se realizan numerosos análisis sobre quienes pueden ser beneficiarios y quienes, por el contrario grandes perdedores. También se analiza quienes podrán ser los que, a partir de un tipo de cambio más alto, logren ser más competitivos en un mercado global.

Nuestro país, según la OMC, aparece en una posición cercano al puesto 45° en el ranking de las naciones más exportadoras. Pero si se analiza la industria del fútbol, tiene indicadores que nos encuentran entre los mejores del planeta. Nuestros jugadores hacen que Argentina sea el principal exportador de talento al continente Americano, muy lejos de Colombia (vende la mitad que Argentina) y de Uruguay. Aproximadamente el 25% de los jugadores de fútbol extranjeros que participan de las Ligas de la región son argentinos.

Y si salimos de América y analizamos las exportaciones de jugadores profesionales al mundo, Argentina se ha venido ubicando entre los 3 primeros mercados exportadores del planeta en los últimos años, solo superado este año por Brasil (el 25% de sus ventas tienen como destino Portugal) y Francia (con una amplia mayoría de exportación de jugadores a Inglaterra).

Más allá del movimiento del dólar, Argentina cuenta hoy con más de 760 jugadores profesionales jugando en los 5 continentes, el 60% de ellos han sido vendido a países de América, con una gran participación en estos porcentajes de ventas a Chile y México.

Si luego miramos el mapa mundial, más de 250 jugadores argentinos desarrollan hoy sus actividades en Europa, y aquí encontramos a España como principal destino. Asia, Oceanía y África han importado jugadores argentinos y hoy nos explican el 6% de nuestras ventas mundiales.

Claro está que no es lo mismo cantidad que calidad en este deporte. Las "Top 5 Leagues Europeas" han importado el 10% de nuestras ventas globales, con España, Italia e Inglaterra en el podio con más de 60 jugadores en sus Ligas de primera división y un poco detrás Francia y Alemania con más del 15% de esas compras. Estas ventas luego vienen acompañadas de buenos resultados y un factor común: 4 de los máximos 10 goleadores del pasado Calcio Italiano, el máximo goleador no europeo de la historia de la Premier League, y el máximo artillero histórico de La Liga de España, son todos argentinos.

Sin dudas nuestras estrellas son muy competitivas por calidad y precio, más allá del valor del dólar. Podemos exportar al mundo nuestros jugadores y luego ellos se encargan de agregar valor y de trascender fronteras. Una muestra de la competitividad de los futbolistas argentinos le permite a la Superliga ser una de las ligas de América con menos porcentaje de jugadores extranjeros.

Brasil, actualmente el gran exportador mundial de futbolistas profesionales, tiene valores similares a nosotros en este rubro. La Liga Mexicana, la Mayor League Soccer de EE.UU., y la Primera División de Chile son las competencias que más extranjeros tienen en América. Justamente estos tres mercados son también nuestros mayores compradores de jugadores argentinos en el continente.

El tipo de cambio podrá modificarse nuevamente en el futuro. En la Superliga debemos seguir trabajando para mejorar la calidad de nuestra competencia y la de nuestros jugadores. Ellos luego seguirán siendo los más buscados en todo el planeta, independientemente de la ecuación económica de cada libro de pases. Este es el camino para continuar siendo el mercado donde nacen las estrellas.

Tags relacionados