Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El millonario clásico de Manchester llega a China para seducir inversores

Por primera vez en 135 años, el United de Mourinho y el City de Guardiola se cruzarán fuera de Inglaterra. Este lunes los equipos jugarán en el Estadio Nacional de Pekín

Agüero, estrella del Manchester City que ahora dirige Pep Guardiola

Agüero, estrella del Manchester City que ahora dirige Pep Guardiola

El encuentro forma parte de la International Champions Cup, un torneo de exhibición que se transformó en una estrategia de alto perfil para seducir hinchas en más sitios. Se jugarán tres partidos de la ICC en China –en Shanghai, Pequín y Shenzhen– y este año Relevant Sports, la dueña del certamen, venderá más que los equipos en el campo.

Relevant, con sede en Nueva York, viene cortejando a los inversores chinos para que tomen una participación importante en la ICC, que está tasada entre u$s 300 millones y u$s 500 millones, según un testimonio del sector que solicitó el anonimato porque las negociaciones son privadas. Muchas fuentes reconocieron que hay un acuerdo en sus últimas etapas.

La ICC organizó partidos en China antes que el trimestre pasado el presidente Xi Jinping anunciara una iniciativa nacional para transformar al país en potencia futbolística global, según releva el diario peruano Gestión.

Desde entonces, los inversores chinos están locos por el deporte. Empresarios chinos adquirieron clubes y medios deportivos europeos. Los equipos de la Súper Liga china están atrayendo talentos con salarios récord. El delantero italiano Graziano Pellè, por ejemplo, ganará 40 millones de euros por su pase del Southampton, de la Premier League inglesa, al equipo estatal Shandong Luneng.
El objetivo de Xi es convertir a China en una superpotencia futbolística global, lo que implica ser sede –y ganar– un Mundial para 2050.

Actualmente, la selección nacional masculina está en 81 en el ranking mundial, y en una reunión reciente con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, funcionarios de la federación china lamentaron la falta de canchas en el país. Desarrollar una superpotencia futbolera es más complicado que promover partidos de exhibición con los mejores equipos de Occidente. Además, como el dinero chino está inundando el mercado del fútbol, clubes de toda Europa compiten por entrar al juego.

RSE Ventures, una empresa fundada por Stephen Ross, el dueño de los Miami Dolphins de la NFL, financia Relevant y utiliza su filial en Hong Kong para apoyar el crecimiento de la ICC en China. "Si no fuera porque tenemos una operación en Hong Kong, no creo que tuviésemos forma de ejecutar la ICC en China", dijo el máximo responsable de RSE, Matt Higgins.