Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El dilema de jugar en Europa o en la Argentina

Si bien trascendió que para jugar en la selección hay que ser parte del SR, no hay normas que lo respalden. La UAR aplicó el "derecho de admisión" a pedido de Sanzar.

El rugby, que se declaró oficialmente profesional recién en 1995, ingresó en un espiral ascendente que lo tiene en el presente como estrella mundial. En ese contexto, la UAR fue acompañando el proceso internacional comandado por las potencias. Sin embargo, la tendencia local fue más conservadora. Tal como ocurrió en los ‘80, cuando en el mundo dominaba el "amateurismo marrón" y en Los Pumas solo se aceptaban jugadores que no cobraran por jugar el rugby. Serafín Dengra, expilar y figura de aquella época dorada, lo sufrió en carne propia.
"En 1985, fui a jugar a Australia y cuando volví estuve seis meses sin jugar. En el mundo todos cobraban por jugar como John Kirwan o David Campese. En 1986 pude volver a Los Pumas. En el ‘89 me fui a Francia y ahí ya me suspendieron así que no pude vestir de nuevo la camiseta argentina", recordó el exPuma. Hoy, ante el nuevo escenario del SR, en la UAR no solo corre la modificación impuesta para permitir que los jugadores profesionales sean parte del seleccionado: por decisión son los únicos que pueden hacerlo.

Allá o acá

Por otro lado, existe una regla no escrita que, en lugar de agrandar el espectro, lo segmenta. En base a la exigencia de Sanzar de que la Argentina presente a sus mejores jugadores en su competencia, la entidad nacional "obligó" a sus jugadores a elegir entre Europa y un contrato -solo para los elegidos-con la UAR para disputar el SR 2016. Es decir, no se modificaron los estatutos de la institución para bloquear la llegada de ningún jugador. Pero, se estructuró un camino para que solo los que firman sean los elegibles. "Se buscó que los jugadores estén disponibles en la Argentina. El mensaje es que si no jugás acá no te van a llamar", dijeron fuentes de la Unión. Sin embargo, la norma no fue certificada en letra de molde para evitar cualquier trampa del destino. En esta primera etapa de transición pueden ser determinantes las circunstancias. "Nadie quiso establecer por escrito una regla que podría volverse en contra si, por caso, se dan una serie de lesiones que obligan a llamar a jugadores que no están dentro del plantel actual", agregaron desde las oficinas de Martínez. Un ejemplo es la convocatoria de dos "europeos" para sumarse al plantel que va a disputar la Nations Cup en Rumania: Lucas Martínez (Castres) y Carlos Tuzzio (Mont de Marsans), designados por el entrenador Daniel Hourcade para la gira que Argentina XV afrontará este mes.Así, se apunta a reforzar las filas y se le dará oportunidad a los jugadores de ser parte de la contienda. Y, en caso de que rindan a la altura de lo esperado, tentarlos con un contrato de la UAR. Ningún jugador argentino está imposibilitado de representar al país pero el radar está direccionado hacia un rumbo. El primer filtro es el Plan de Alto Rendimiento (PLAR) y el segundo, el contrato. R.I.B.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar