Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

De la mano de Del Potro, la Copa Davis cruzó de Zagreb a la Casa Rosada

En un micro de dos pisos, agitaron banderas y cantaron. Los transeúntes paraban para aplaudirlos hasta que llegaron a la Casa de Gobierno donde Mauricio Macri les obsequió una plaqueta de reconocimiento.

De la mano de Del Potro, la Copa Davis cruzó de Zagreb a la Casa Rosada

Con Juan Martín Del Potro como figura destacada, los campeones de la Copa Davis llevaron el festejo y las réplicas de la Ensaladera de Plata desde Ezeiza hasta los balcones de la Casa Rosada, reservada tradicionalmente para hechos históricos.


Entre Ezeiza y la Plaza de Mayo, los tenistas argentinos, primeros en la historia en lograr traer la Copa Davis al país, se trasladaron en un micro de dos pisos descapotable, agitando banderas argentinas, que llamaron la atención de quienes caminaban por el centro de la ciudad, sobre todo por el Obelisco y la avenida Corrientes, muchos de los cuales se pararon a aplaudirlos y así compartir el festejo que con baile, canto, bandera y gorro, había en el segundo piso del micro.


Luego, en la Casa Rosada, los recibió el presidente Mauricio Macri en el Salón Blanco, donde les entregó personalmente a cada uno una plaqueta, con la inscripción: "En reconocimiento del pueblo argentino a los campeones de la Copa Davis, porque con su esfuerzo, humildad, y trabajo en equipo, llevaron a la Argentina a lo más alto del deporte mundial". Antes, se hizo un minuto de silencio por la tragedia ocurrida en Colombia, donde cayó el avión en el que viajaba el equipo brasileño Chapecoense, que causó 75 muertos.


Macri recibió como obsequio una camiseta autografiada por Del Potro, Federico Delbonis, Guido Pella, Leonardo Mayer y el capitán Daniel Orsanic. El Presidente se vistió con la campera oficial del equipo y posó junto con los jugadores y el cuerpo técnico con la ensaladera de plata, el trofeo de la Davis, en sus manos. Y destacó "la importancia del trabajo en equipo, del esfuerzo de cada uno puesto al servicio del conjunto, de la humildad".


Más temprano, en la conferencia de prensa en Ezeiza, Del Potro fue el más requerido. Destacó el "logro histórico" y dio por seguro que "todo el mundo quería que Argentina ganara la Copa" por la pasión y porque es la que tiene la "mejor hinchada", esa que desacartonó el deporte blanco. "Es el mejor año de mi vida en lo emocional, en lo tenístico", dijo acariciando la réplica de la Davis, que sumó a la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Río y las victorias sobre el 1 y el 2 del mundo. "Creo que más no puedo pedir, gané una medalla y esta Copa que es histórica. Otras cosas que conseguí en mi carrera me llenaban de orgullo, pero esta Copa es inigualable y lo convierte en el año más importante de mi vida", dijo. "La pasé muy mal con las operaciones (de muñeca), estuve al borde de no jugar más al tenis, pero creo que si me dicen que están armando una película y éste es el guión, volvería a meterme en un quirófano", destacó.


Tras el encuentro con Macri, el equipo salió al balcón de la Casa Rosada a saludar a la gente que los aclamaba en la Plaza de Mayo, un lugar emblemático de la historia argentina, elegido por presidentes para hablar al pueblo –como cuando el general Juan Domingo Perón reveló a la multitud cuál era la "más maravillosa música" y Raúl Alfonsín pronunció la recordada frase de que la casa estaba "en orden"– y también sede de los festejos deportivos, como la Copa del mundial de fútbol de 1986.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar