Copa Libertadores: levantaron la clausura del estadio Monumental

La clausura se dispuso porque la cantidad de gente "estaba excedida", pero se levantó esta mañana porque "todos los elementos de seguridad están presentes". El partido, que fue suspendido ayer, se jugará hoy a las 17.

La clausura que pesaba desde el sábado en el estadio Monumental fue levantada esta mañana, informó el titular de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad, Ricardo Pedace.

"La clausura se dispuso porque la cantidad de gente estaba excedida. Pero esta mañana se dispuso el levantamiento de esa medida porque todos los elementos de seguridad están presentes", indicó Pedace en declaraciones al canal Todo Noticias (TN).

Asimismo, resaltó que tras controles que se llevaron a cabo entre el sábado a la noche y el domingo a la mañana y que River superó de forma satisfactoria, también se dispuso el abono de una multa que fue pagada por la entidad de Núñez, aunque no se dio a conocer el monto. 

Crónica de la suspensión

Todo estaba preparado para que la final de la Libertadores fuera una gran fiesta, pero derivó en lo que no pocos temían. Pese al promocionado operativo de seguridad para la Superfinal, el micro que trasladaba a Boca fue apedreado a 500 metros del Monumental, dos jugadores resultaron con heridas y fueron trasladados a una clínica. Además, hubo incidentes en los accesos al estadio. Pese a todo, la Conmebol anunció desde su cuenta de Twitter que "el partido fue postergado para las 19.15", tras un primer aplazamiento para las 18. Finalmente, la insistencia de los presidentes de los dos clubes finalistas pudo más y el partido se suspendió para hoy domingo a las 17. 

Los incidentes arrancaron con la llegada del micro con el plantel de Boca al Monumental. Y desde ese momento, alrededor de las 15.20, cuando faltaban menos de dos horas para que comenzara el partido. Desde ahí, todo fue caos, desorganización y preguntas sin respuestas.

Un grupo de hinchas de River que esperaba para entrar al estadio lanzó piedras contra el micro del plantel visitante. Había muy pocos policías en esa zona y no fueron eficientes.

 

Tan poco efectivos fueron que, para intentar dispersar a los hinchas, empezaron a tirar gases lacrimógenos y todo empeoró. Las imágenes de la TV luego enfocaron a los jugadores de Boca entrando al vestuario visitante heridos por los cortes de los vidrios rotos y con dificultades en la respiración por los gases.

Varias ventanillas del micro quedaron destrozadas, el chofer -cuyo ventanilla también fue destrozada- bajó desmayado y muchos futbolistas quedaron afectados por lo sucedido.

Carlos Tevez, Fernando Gago, Julio Buffarini, Agustín Almendra, Nahitán Nandez y Darío Benedetto fueron algunos de los jugadores que vomitaron y debieron ser asistidos por los médicos de Boca y de la Conmebol.

Ingresado el plantel xeneize al Monumental, en la calle, los miles de hinchas de River que no habían logrado entrar comenzaron a producir disturbios y se enfrentaron con la Policía.

Jugar pese a todo 

"Debido a los hechos sucedidos con el bus del club Boca Juniors, el partido ha sido postergado para las 18", informó la Conmebol en su cuenta oficial de Twitter. 

Una hora más tarde, desde la misma cuenta, informó: "A efectos de cumplir con el cronograma de la final, el partido empezará a las 19:15 horas".

Desde Boca le informaron a River y a Conmebol que no estaban en condiciones de jugar el partido: Pablo Pérez, capitán del equipo y Gonzalo Lamardo, juvenil que acompañó al plantel, fueron trasladados a un hospital para ser atendidos. 

Sin embargo, La Conmebol, a instancias del presidente de la FIFA, Gianni Infantino -presente en el estadio-, decidió que la final debía jugarse.

Finalmente, primó la postura de los presidentes de ambos clubes, el partido se suspendió y River y Boca se verán las caras este domingo desde las 17, si la violencia lo permite.

Tags relacionados
Noticias del día