Con 45 años, el arquero de Egipto se convirtió en el más longevo en jugar un Mundial y atajó un penal

El Hadary rompió el récord que ostentaba el colombiano Faryd Mondragón desde Brasil 2014. Además, atajó un penal, pero le metieron otro.

A sus 45 años y 161 días, el arquero egipcio Essam El Hadary fue alineado como titular por el entrenador Hector Cúper contra Arabia Saudita y se convirtió en el jugador más longevo en disputar un Mundial en toda la historia.

El Hadary, que actualmente milita en el Al Taawoun de Arabia Saudita, superó al colombiano Faryd Mondragón, que con 43 años y 13 días había ingresado 5 minutos contra Japón en la última fecha de la fase de grupos de Brasil 2014.

Como si fuera poco, el arquero egipcio atajó un penal en el primer tiempo a Fahad y se convirtió además en el arquero más longevo en detener un disparo desde los doce pasos en un Mundial.

Sin embargo, al final de la parte inicial el árbitro concedió otro penal contra los africanos, que fue anotado por Faraj.

Un largo camino

Hizo su debut profesional en 1993 con la camiseta del Damietta Club de su país. Pasó la mayor parte de su carrera en la liga egipcia y en la de Sudán, salvo en la temporada 2008-2009 en la que defendió la camiseta del FC Sion de Suiza.

Desde su estreno con la selección nacional en 1996, El Hadary acumula 153 partidos y es el tercer futbolista con más presencias. No obstante, es el tercero en la lista de apariciones detrás de Ahmed Hassan y Hossam Hassan.

Además de formar parte de la plantilla mundialista, El Hadary disputó cuatro ediciones de la Copa África. Ganó las de 2006 y 2008 -donde fue elegido mejor arquero de la competencia-, mientras que en 2017 fue subcampeón.

Tags relacionados

Más de Deportes