Campeones en Australia

La ciudad australiana de Sidney fue testigo de la hazaña del equipo argentino, que se coronó con el quinto título del Campeonato Mundial de Polo por países. El equipo nacional se impuso al conjunto chileno por 8-7 en el Sydney Polo Club, con tanto de Lucio Fernández Ocampo, durante el tiempo suplementario.

El equipo argentino, dirigido por Diego Braun, había logrado la clasificación a la instancia decisiva, tras doblegar a Australia, por 9 a 5,5.

Es la quinta vez que la Argentina logra este título (1987, 1992, 1998 y 2011 fueron las anteriores). El país trasandino, que llegaba como el campeón defensor, y empezó ganando 1-0 por cuestiones de handicap, había llegado a la final a pesar de caer ante Inglaterra por 8-5, en el último cotejo de la etapa clasificatoria.

El portal especializado Polo Line, describió el final del partido como "dramático, para el infarto", con un eterno suplementario que hacía imposible prever quién se iba a llevar la copa a su país.

La figura se podría decir que fue Lucio Fernández Ocampo, quien arremetió con una corrida cargada de adrenalina, donde coronó al equipo albiceleste gracias al gol de oro.

Quienes lo recuerdan, lo asocian con el mundial que se llevó adelante en 1987, cuando Martin Vidou definía el primer campeonato del mundo a favor de la Argentina frente a México.

No está de más aclarar que el campeonato se caracteriza por exigir como requisito que los equipos no superen el máximo de 14 goles de hándicap.