U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Boca y River juegan el partido más caro de la historia del fútbol argentino

Los precios oficiales y en reventa para ver el primer encuentro de la Copa Libertadores en la Bombonera sobrepasan cualquier cifra conocida hasta ahora. El campeón también se llevará un premio inédito

Boca y River juegan el partido más caro de la historia del fútbol argentino

Boca y River  juegan en estos momentos el primero de los dos partidos más importantes de la historia del fútbol local. Porque aunque se trata de la definición de la Copa Libertadores, sus protagonistas son los dos equipos argentinos con mayor popularidad de la Argentina. La mayor parte del ambiente futbolístico mundial seguramente va a estar pendiente de esta definición, porque si ya de por sí un Superclásico por el campeonato local genera repercusión global, mucha mayor será la atención entonces en torno a este choque de colosos sudamericanos, con toda la rivalidad que trae incluida.

No es raro entonces que todos quieran estar, ya sea en la Bombonera este domingo, o en el Monumental el próximo 24 de noviembre, pero como los asientos son limitados, sólo unos pocos privilegiados podrán acceder. La mayoría lo verá por televisión, pero hay otros fanáticos dispuestos a todo con tal de poder decir "yo estuve ahí", y esta locura es lo que ha generado que la reventa, en principio para el primer choque, explote como nunca.

El último partido de una final de Copa Libertadores que se jugó en la Argentina fue el 29 de noviembre del año pasado, cuando Lanús enfrentó a Gremio de Porto Alegre en su cancha. No hubo reventa, y las entradas más caras se cotizaron a $ 2000, un poco más de u$s 110 de aquel entonces con el dólar que se ubicaba en los $ 17,5.

El anterior encuentro definitorio del torneo regional fue el 5 de agosto de 2015, cuando River Plate enfrentó y goleó por 3-0 a los Tigres de la Universidad de Nuevo León (México). El ticket más caro en reventa fue una ubicación en palco con Hospitality. Pidieron por esos días $ 30.000, que al cambio del dólar paralelo de aquella época ($ 14,5) eran unos u$s 2000, y teniendo en cuenta el dólar oficial ($ 9), fueron unos u$s 3300.

La reventa para la final en Avellaneda de la Copa Sudamericana que Independiente le ganó a Flamengo en diciembre de 2017 llegó hasta un precio máximo de $ 5000.

Y cuando River y Boca definieron al campeón de la Supercopa en marzo de este año en Mendoza, el precio más alto de un ticket en el mercado negro se ubicó en los $ 18.000 y con el dólar a $ 20, el costo en esa moneda llegó hasta los u$s 900.

Nunca una localidad para un partido con equipos argentinos involucrados alcanzó los u$s 5000 ($ 180.000) como ocurrió en esta ocasión en uno de los sitios internacionales de compra y venta entre terceros. Se trata de un hecho inédito lógicamente, como este partido.

Por otra parte, el campeón se hará acreedor al premio más alto que haya pagado la Conmebol en toda su historia. Es que el ente que rige el fútbol sudamericano repartirá u$s 4,9 millones más que en la edición 2017, duplicando la cifra para el vencedor, que de u$s 3 millones, pasará a u$s 6 millones. El subcampeón también se llevará el doble que en la edición anterior, pues de u$s 1.500.000 pasará a cobrar u$s 3.000.000. En total, el que se coroné terminará sumando casi u$s 11 millones.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés