Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un divorcio de película: Brad Pitt y Angelina Jolie deben repartir u$s 450 millones

La célebre pareja de dos de las estrellas más ricas de Hollywood sorprendió ayer al mundo con el anuncio de la ruptura de su matrimonio después de doce años de pareja

Un divorcio de película: Brad Pitt y Angelina Jolie deben repartir u$s 450 millones

Tras doce años juntos, incluyendo dos de matrimonio, se separan Brad Pitt y Angelina Jolie, una de las parejas más famosas de la historia de Hollywood. Y con el divorcio viene también la división de la fortuna que ambos poseen, algo que la pareja ya había previsto desde que se casaron por medio de un contrato prenupcial.

En 2014, antes de la boda, Pitt (52) y Jolie (41) firmaron un convenio en el que acordaban que su fortuna alcanzaba los u$s 450 millones sumando lo acumulado cada uno a lo largo de su carrera, con lo que si se disolvía la pareja u$s 240 millones pasarían al protagonista de "Troya" y u$s 185 millones a la estrella de "Tomb Raider". Pero el dinero generado durante el matrimonio será dividido en partes iguales.

Entre las propiedades con que cuentan se encuentra una mansión en Hollywood que Pitt compró en 1994 por u$s 1.7 millón. Allí vivió con su entonces esposa Jennifer Aniston hasta 2005. Sin embargo, su casa más grande es el Chateau Miraval, ubicada en la villa Brignol, muy cerca a Aix-en-Provence en Francia, que tuvo un valor aproximado de u$s 60 millones en 2008, cuando la adquirieron.

En Santa Bárbara, "Brangelina" también posee una mansión que está avaluada en u$s 5 millones, la cual es la que usan para vacacionar. Angelina Jolie fue quien pidió el divorcio en una corte de Los Ángeles argumentando diferencias irreconciliables, y la custodia física total de los seis hijos de la pareja, mientras que Pitt solicitó derechos de visita.

Su abogado Robert Offer emitió un comunicado señalando que "Esta decisión fue tomada por la salud de la familia. Ella no hará comentarios y pide que la familia tenga privacidad en este momento". Por su parte, en un comunicado a la revista People, Pitt afirmó "Estoy muy apenado por esto, pero lo que más importa ahora es el bienestar de nuestros hijos". "Le pido amablemente a la prensa que les dé el espacio que merecen durante este momento", añadió.

Entre las versiones surgidas, se mencionó por un lado que Brad habría sido infiel con la actriz francesa Marion Cotillard, y por otra parte que su consumo de alcohol y marihuana le provocaban ataques de ira que ponían en riesgo la saludo de los chicos, y la actriz "estaba extremadamente disgustada" por los métodos de crianza de Pitt.

La noticia sobre la separación causó furor en las redes sociales y #brangelina se convirtió rápidamente en una tendencia en Twitter en todo el mundo. Más de 20 mensajes con la etiqueta aparecieron en el sitio por segundo, según la firma de análisis de redes sociales Zoomph.

La labor humanitaria también fue una de las señas de identidad de la pareja Jolie y Pitt. La actriz es una muy activa embajadora del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y por sus múltiples actividades solidarias recibió en 2013 el premio Jean Hersholt de la Academia de Hollywood.