Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Luis Miguel tuvo que pagar u$s 1 millón de fianza para no quedar preso en EE.UU.

El cantante mexicano se entregó ayer a la Justicia local, que había emitido una orden de arresto por desacato por el caso de una deduda pendiente con su ex manager

Luis Miguel tuvo que pagar u$s 1 millón de fianza para no quedar preso en EE.UU.

El popular cantante mexicano Luis Miguel se entregó ayer por la mañana a la Justicia californiana para responder en una causa por desacato derivada de un incumplimiento de contrato que denunció su ex manager William Brockhaus, pero luego de pagar una fianza de u$s 1 millón recuperó la libertad.

El artista se presentó en una comisaría luego de que el 17 de abril pasado la jueza californiana Virginia A. Phillips ordenó a las autoridades federales que lo buscaran y detuvieran después de que en tres ocasiones optara por no comparecer en las vistas judiciales que se celebraban para aclarar su situación económica y ejecutar el pago de una deuda pendiente con quien fuera su representante.

Sin embargo, el intérprete debe volver a la corte el 11 de mayo y, según la magistrada, si otra vez no aparece no habrá otra fianza disponible.

Las audiencias a las que fue citado el cantante y a las que no compareció buscaban indagar por sus finanzas para que pagara un millón de dólares reclamado por su ex manager.

Durante los últimos días, el artista había mantenido una vida social a los ojos del público en Los Ángeles, donde numerosos seguidores se retrataron con él en los alrededores del hotel Beverly Wilshire.

Brockhaus ganó una demanda contra Luis Miguel por más de u$s 1,4 millones en agosto de 2016, pero el empresario nunca llegó a cobrar esa cantidad, por lo que presentó otra demanda en Los Ángeles para reclamar a en los tribunales que se embarguen los bienes del artista.

En enero pasado, la jueza Phillips resolvió embargarle un auto de lujo de la marca Rolls Royce ara hacer frente a los cargos en su contra, pero el costo del vehículo no alcanzó para cubrir la suma de lo reclamado por Brockhaus.

De acuerdo a lo que consta en los documentos de la corte que ordenó la captura, otra jueza, Jean P. Rosenbluth, había emitido desde el 17 de marzo pasado una orden de comparecencia contra Luis Miguel por desacato.

Una decisión tomada luego de que él no asistiera a dos diligencias: una el 16 de febrero y otra el 9 de marzo. En ambas ocasiones, el artista fue notificado personalmente, pero no apareció, como se registró en los hechos descritos por la juez Phillips.

Incluso, Rosenbluth le pidió al demandante notificarle sobre la segunda audiencia, algo que según la orden judicial, se cumplió desde el 23 de febrero.

Luis Miguel enfrenta además otra demanda por incumplimiento de contrato por no haber concretado una gira de conciertos con el cantante Alejandro Fernández, así como una demanda por falta de pago por un préstamo a Warner Music México por u$s 3.650.000.