Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El streaming empuja a la industria discográfica a su mayor crecimiento en 20 años

El sector experimentó un alza en sus ingresos del 5,9 % gracias a los servicios de música online, que alcanzaron los más de 100 millones de suscriptores, según informó la IFPI

El streaming empuja a la industria discográfica a su mayor crecimiento en 20 años

La Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI) presentó ayer en Londres su informe anual en el que constató que 2016 se convirtió en el segundo año consecutivo en el que se ha variado la tendencia negativa de los últimos años, con unos beneficios totales de u$s 15.700 millones.

Sin embargo, la consejera delegada de la IFPI, Frances Moore, aseguró que es importante "contextualizar" estos resultados, tras quince años -de 1999 a 2014- en los que la industria perdió "casi el 40% de sus ingresos" y que estos datos son tan solo "pasos pequeños" hacía un "mayor crecimiento".

El motor de este progreso se encuentra en el streaming o servicios de música en directo, que ofrecen empresas como Spotify, Apple Music, Tidal o Deezer, y que alcanzaron los más de 100 millones de suscriptores y cuyos ingresos aumentaron un 60,4%.

Los ingresos globales de música digital supusieron el 50% de los ingresos totales, frente al 34% de ventas físicas, con lo que 2016 se convirtió en el segundo año en el que los beneficios derivados de las nuevas plataformas superan a los de los soportes tradicionales.

De hecho, los ingresos por ventas físicas descendieron un 7,6%, según el citado informe, y los de las descargas se hundieron un 20,5%, el descenso más fuerte del sector.

Por mercados, Latinoamérica fue por séptimo año seguido la región con mayor crecimiento, con un 12%, mientras que en Asia y Australia el repunte fue del 5,1% y en Europa del 4 %.

América del Norte registró una subida del 7,9%, una mejora muy considerable en contraste con el 1,4 % de 2015.

Los álbumes más vendidos de 2016 fueron, tanto en formato físico como digital, "Lemonade" de Beyoncé, con 2,5 millones, seguido muy de cerca por "25" de Adele, que alcanzó los 2,4 millones de discos, y "Views" de Drake, con 2,3 millones.

Por su parte, las canciones más descargadas y escuchadas a través de streaming fueron "One Dance" de Drake, con 12,5 millones de reproducciones; "Love Yourself" de Justin Bieber y "Closer" de The Chainsmokers, ambas con 11,7 millones.

Por otra parte, el informe es crítico con la distorsión existente en el mercado, lo que denomina "brecha de valor", por la cual artistas y discográficas no reciben una justa remuneración por su trabajo y por la que se benefician plataformas como YouTube. Así, la IFPI denunció que mientras que Spotify paga u$s 20 por usuario a las discográficas, YouTube apenas aporta 1 dólar por usuario.

De acuerdo a la agencia Efe, el consejero delegado de Warner Music, Stu Bergen, advirtió que pese a la mejora de los datos las discográficas deben "seguir alerta".

"Solo llevamos dos años con crecimiento positivo, es verdad que ya no estamos en caída libre, pero no podemos relajarnos", previno.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de Estrategia Digital de Universal Music, Michael Nash, explicó que la transición digital no es "un viaje con un principio y un fin", sino que es una transición "continuada", marcada por los avances tecnológicos, a la que hay que ir adaptándose. "Las formas de consumo están cambiando constantemente y la industria tiene que tener iniciativa y seguir expandiendo las maneras en las que los artistas pueden llegar a sus fans", apuntó.

En la misma línea que sus colegas, el presidente de Sony Music, Dennis Kooker, calificó 2016 como un "momento clave" en el mercado digital y consideró que "La industria musical está cambiando más rápido que nunca pero el rol principal que deben adoptar las discográficas sigue siendo el mismo: descubrir, formar, apoyar y promocionar artistas y hacer su música accesible en todo el mundo", concluyó.