Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El fin del cine: lanzan un polémico sistema para ver los estrenos en casa

Sean Parker, el creador de Napster, es el principal inversionista de The Screening Room, un proyecto que busca revolucionar la industria del entretenimiento.

En el año 2000, Sean Parker creó una herramienta que cambió para siempre la industria de la música, Napster, un servicio de distribución de archivos de música que permitía a compartir colecciones de MP3 con otros usuarios, lo que originó las protestas de las entidades dedicadas a la protección de derechos de autor.

Ahora, este mismo personaje se encuentra preparando un nuevo proyecto que podría generar un cambio similar en otra importante área del entretenimiento, y también con un alto grado de controversia: el cine.

Según reporta Variety, Parker (quien también participó en el proceso de crecimiento de Facebook y actualmente es parte del directorio de Spotify) es el principal inversionista de The Screening Room, un emprendimiento que busca hacer que las películas puedan ser alquiladas en el hogar el mismo día en que son estrenadas en las salas de cine. El cambio sería casi radical, y ya se ha intentado sin mayor éxito, o más bien con un alcance bastante limitado y exclusivo. Por ejemplo, la compañía estadounidense PRIMA Cinema ofrece un servicio similar aunque apunta a un público adinerado: sólo el deco para acceder a las películas cuesta u$s 35.000, mientras que cada alquiler vale u$s 500.

La apuesta de Parker y Prem Akkaraju (CEO de The Screening Room y ex SFX Entertainment) es más económica, apuntando a cobrar u$s 150 por la caja -que vendría con un avanzado sistema antipiratería- para acceder a las películas, y u$s 50 por cada alquiler, ofreciendo un plazo de 48 horas para verla.

Un punto a destacar del negocio es la relación con las productoras, distribuidoras y cadenas de cine, que obviamente no ven con buenos ojos este tipo de desarrollos, ya que alejan al público de las salas, donde sólo el año pasado se registraron ventas de entradas por u$s 11 mil millones.

Para convencerlos, The Screening Room está reuniéndose con las distintas empresas, ofreciendo una repartición importante de las ganancias. Así, de acuerdo al informe de Variety, los cines se llevarían u$s 20 de los u$s 50 de cada alquiler, mientras que los distribuidores se llevarían u$s 10.

Además, se están planeando más incentivos para los dueños de las salas. Por ejemplo, se podrían ofrecer dos entradas gratis a cualquier cine por cada película, para que las salas se llenen y las cadenas generen ingresos por la venta de comida. Variety indica que el emprendimiento ya estaría cerca de firmar un acuerdo con la cadena de cines AMC y compañías como Universal, Fox y Sony se han mostrado interesadas.

La idea es que The Screening Room se convierta en el distribuidor de contenido aliado de la mayoría de los estudios de Hollywood. Normalmente, los estudios distribuyen los filmes
en otros países para funciones de prensa en diferentes tipos de plataformas internas. Por otro lado, Disney ya habría descartado participar.

Hasta ahora no hay detalles sobre una posible fecha de estreno para el servicio, pero el proyecto aparece como una buena alternativa para quienes odian las multitudes y el ruido de los pochocleros.