Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Compra de Time Warner por AT&T despierta alertas por concentración económica

La empresa dice que no está eliminando un competidor, sino que adquiere un proveedor de contenidos. En el 2014 ya se había quedado con el control de DirectTV

La compra de Time Warner por parte del grupo AT&T, anunciada este sábado, deberá atravesar un complejo proceso de revisión de los reguladores para garantizar la libre competencia. Las dos firmas anunciaron que habían cerrado un acuerdo para que AT&T, el principal grupo de telecomunicaciones de Estados Unidos, compre Time Warner por u$s 85.400 millones, la mayor operación de fusión anunciada este año.
Un subcomité del Sena
do que supervisa estos temas dejó en claro que "una compra de Time Warner de parte de AT&T potencialmente representará significativos temas antimonopolio, que el subcomité examinará cuidadosamente", afirmó ayer su titular, Mike Lee.
El candidato republicano, Donald Trump, alertó sobre la posibilidad de que este acuerdo pueda "destruir la democracia", y ayer se unió al coro de advertencias el aspirante demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine.
"Tenemos que llegar al fondo de este asunto", dijo el compañero de fórmula de Hillary Clinton a la cadena NBC. "Menos concentración, creo, generalmente es más útil, especialmente en los medios de comunicación", agregó.
En una conferencia telefónica con inversores tras darse a conocer los términos del acuerdo, el máximo directivo de AT&T, Randall Stephenson, que encabezará el grupo fusionado, dijo que cualquier preocupación de los reguladores será "adecuadamente resuelta".
El argumento que defiende Stephenson es que, con esta operación, AT&T no está eliminando un competidor, sino haciéndose con el control de un generador de contenidos para vincularlo a su extensa red de telefonía y de TV satelital.
AT&T compró en 2014 DirecTV por u$s 49.000 millones, lo que lo convirtió en el primer proveedor mundial de televisión por satélite, una operación que, con el caso de Time Warner, impulsa aún más en el sector al grupo de telecomunicaciones.
La operación fue seguida por la difusión de los resultados trimestrales de AT&T, en los que mostró una suba de 12,8% de los beneficios netos entre enero y septiembre, pero también una pérdida de 268.000 clientes de telefonía móvil.
El principal rival de AT&T es Verizon, la primera empresa de telefonía móvil en EE.UU., que también tiene un plan de expansión más allá de sus servicios tradicionales. Verizon adquirió AOL el año pasado por u$s 4400 millones y más recientemente compró Yahoo por u$s 4830 millones.