Charly en el Colón: ¿y las líneas paralelas?

El histórico primer show de Charly García en el Teatro Colón fue espectacular. El marco, el sonido, los inolvidables temas de todas las épocas. Sin embargo, los que fuimos a escuchar curiosos el novedoso concepto/concierto anunciado como Líneas paralelas (Artificio imposible) nos quedamos con las ganas, porque el innovador artista en este caso no ofreció nada nuevo como se había anunciado pomposamente. La idea de escucharlo interpretar sus hits junto a una poderosa sinfónica con más de 20 ejecutantes era tentadora, pero cuando se levantó el telón nos encontramos con su clásica banda de rock junto a un grupo de cuerdas. La presencia de cuerdas es tradicional en la historia de Charly, tanto en sus discos, como en sus conciertos, con lo que esta participación no sorprendió a los más experimentados. Según el autor, durante los ensayos no le gustó como quedaban sus canciones con una gran orquesta y decidió cambiar de rumbo sin aviso. Por otra parte, el aspecto visual también dejó que desear: una pantalla gigante con imágenes obvias, dos haces de luz láser a los costados del escenario (las líneas paralelas), la presencia de un maniquí desnudo, más Jean-Francois Casanovas caminando trasvestido y pelado no aportaron nada nuevo ni inquietante. De todas formas, la gran cantidad de fanáticos turistas latinoamericanos que presenciaron el espectáculo deben haber quedado muy contentos.

Tags relacionados