Llenar el changuito en Brasil puede ser hasta 30% más barato que en la Argentina

La fuerte devaluación del real brasileño no es inocua para la economía argentina. Mientras que, por un lado, pone en jaque la competitividad de los productos nacionales, a la hora de pensar en unas vacaciones en ese país, es beneficioso para el bolsillo de los viajeros argentinos. Alojamientos, salidas típicas de vacaciones y hasta las compras en el supermercado arrojan valores tentadores

Los problemas económicos en Brasil que desencadenaron una fuerte devaluación del real que alcanzó un 36% en lo que va del año provocan nerviosismo en los productores y fabricantes argentinos porque ponen en jaque la competitividad del peso.
Sin embargo, a nivel consumidor, si el objetivo es disfrutar de unas vacaciones en el país vecino, la devaluación del real puede ser beneficiosa para el bolsillo. No sólo el alojamiento y los gastos típicos de las salidas de vacaciones se vuelven más económicas para el viajero argentino, sino también los gastos de la vida diaria, como llenar el changuito.
Cronista.com realizó un relevamiento de precios publicados en los sitios web de supermercados argentinos y los comparó con comercios brasileños de San Pablo y Río de Janeiro y comprobó que hacer las compras puede ser hasta 30% más barato en esos destinos.
Una caja de hamburguesas de 12 unidades que en supermercados locales ronda los
$ 140, por caso, en Brasil cuesta menos de la mitad: $ 52, tomando el tipo de cambio turista o tarjeta, (el cambio oficial más la retención del 35% a cuenta de Ganancias o Bienes Personales.
También el kilo de tomate que en Buenos Aires se consigue por $ 30 promedio, en los supermercados brasileños cotiza a 15 pesos.
Entre los 15 productos comparados, en la mayoría se notó un valor mucho menor en las góndolas brasileñas. Sin embargo, no fue así en el caso de las bananas y manzanas, cuyo precio está por encima de los productos que se venden en la Argentina.
Este cálculo de monedas se realizó al tipo de cambio actual, sumando el 35% de recargo de la AFIP. Esa retención, además, se puede descontar de lo que el contribuyente paga de Ganancias o Bienes Personales.
El real brasileño se debilitó esta semana y tocó su mayor valor desde su creación en 1994. Ayer cerró con una leve mejoría, en 3,99 reales por dólar.
Ante la fuerte volatilidad cambiaria que sufre su moneda, el ministro de finanzas de Brasil, Joaquim Levy, sostuvo que las turbulencias cambiarias "no son un problema solo de Brasil", pero manifestó su esperanza en que las medidas de ajuste fiscal adoptadas por el gobierno ayuden a llevar tranquilidad a los mercados financieros en el país.
La aceleración de la devaluación del real deja en descubierto el deterioro del tipo de cambio bilateral con respecto al peso argentino, haciendo perder competitividad a los productos locales pero mejorando el poder de compra de los argentinos en Brasil.
Otros vecinos, como los uruguayos, también aprovechan los bajos precios comparativos y van de compras a Brasil.
"De Montevideo están viniendo a mansalva a comprar del lado brasileño", aseguró la alcaldesa del Municipio del Chuy (Brasil), Mary Urse, al diario uruguayo El Observador.
Noticias del día