U$D

MIÉRCOLES 24/04/2019

Interna en elecciones del Grupo Financiero Valores: hay lista opositora

El actual directorio del Grupo Financiero Valores, propondrá en la próxima asamblea del 24 dar de baja al holding y  fusionarlo con el banco, pero la oposición quiere poner un CEO que desarrolle y haga crecer el negocio del grupo con seguros, fintech y tarjetas.

Interna en elecciones del Grupo Financiero Valores: hay lista opositora

Claudio Pérès Moore, ex presidente del Grupo Financiero Valores (GFV), acaba de presentar una lista opositora que lo tiene a él y a Carlos Areco como candidatos a directores para el GFV, mientras para el consejo de vigilancia postulan a Ricardo Trucco, Federico Spraggon y Alberto Ubertone.

El 24 será la asamblea extraordinaria, donde el actual grupo de control quiere dar de baja al Grupo Valo y fusionarlo con el Banco de Valores, lo que para Pérès Moore produce la incapacidad de crecer en nuevos negocios: “Esto va a contramano de lo que hacen grandes grupos como Macro, Galicia y Supervielle”.

La idea que tienen es mantener el Grupo Financiero Valores, elegir un director ejecutivo que desarrolle y haga crecer el negocio (seguros-fintech-tarjetas), donde los directores no cobrarán honorarios, para volcarlos a conseguir un CEO de excelencia.

Desde el oficialismo, Mario Rossi, actual presidente del GFV, señala que “acá estaban en juego dos modelos estratégicos de negocios totalmente contrapuestos: uno era el propuesto por Pérès Moore y el antiguo directorio, que consistía en querer hacer del Grupo Financiero Valores una incubadora de nuevos negocios, de manera de poder seguir justificando esta estructura intermedia entre los accionistas y el banco. En nuestra opinión, y la de los que nos votaron, esto no agrega valor y genera costos al accionista”.

El otro modelo era el de zapatero a tus zapatos. “Es decir, el de concentrarnos en lo que verdaderamente sabemos hacer y no gastar los fondos de los accionistas en nuevas aventuras empresariales de final incierto. Sobre todo, sabiendo que esos fondos pueden ser reinvertidos en el negocio actual que tiene la tasa de retorno sobre el capital más alta de toda la industria bancaria argentina: 70%”, completó Rossi.

En esa asamblea ganó la ponencia del directorio actual, que desde entonces se enfocó en hacer rentable al banco en vez incursionar en nuevas aventuras. El resultado está a la vista. El Grupo Financiero Valores pasó de una ganancia operativa consolidada de $ 350 millones a cerca de $ 1000 millones y va a repartir el dividendo más alto de su historia.

“Hemos tenido el coraje de explicarle a los accionistas que autoeliminándonos (es decir, fusionando el Grupo con el Banco) se eficientizará la estructura y se acercará más a los dueños a su principal y más rentable negocio: el Banco de Valores. Pero está en la naturaleza humana querer autojustificarse y dar razones que hagan pensar que uno es imprescindible. Es por eso que sigue habiendo oposición al mandato mayoritario que nos dio la asamblea del 2018”, indicó Sebastián Salaber, vicepresidente del GFV.

“Por otro lado, el argumento de que se necesita del grupo para incursionar en nuevos negocios es falso. Este año hemos incursionado en nuevos negocios a través del banco. No se necesita de una holding para hacer nuevos negocios. La oposición olvida mencionar que la gran mayoría de los bancos del mundo no tienen una estructura de holding company. Son pocos casos y excepcionales los que la tienen y en general en esos casos hay situaciones distintas a la nuestra que las justifican. También se olvida de mencionar que para incursionar en esos nuevos negocios necesariamente habrá que disminuir los dividendos o, alternativamente, salir a emitir acciones con la dilución que eso significa para el actual accionista”, agregó Salaber.

A su juicio, hay otra razón por la cual la existencia del Grupo no es conveniente: “Muchos negocios que el grupo estaba explorando el año pasado se superponían con los del banco. Una de las claves por las que el banco es líder absoluto en el negocio fiduciario y de fondos comunes es porque no llegamos a los clientes minoristas finales a los que llegan nuestros clientes. Es decir, no atacamos a los clientes de nuestros clientes. Eso hace que nuestros clientes puedan confiar en abrirnos la información de sus carteras a nosotros (algo indispensable para ser fiduciario o custodio de fondos). El Grupo estaba explorando un negocio de b digital minorista que, en nuestra opinión, iba a preocupar a los grandes clientes del banco sabiendo que nosotros contábamos con mucha información para poder salir a  robarles parte de ese nicho”, concluyó.

Ante esto, Pérès Moore remarca que el modelo que proponen es bajar 90% los honorarios del directorio, para contratar un CEO y no aumentar los gastos del GFV. A su vez, señala que el GFV y sus futuros negocios nunca se van a interponer con los negocios del banco: "Son puntos de vista, ellos piensan cerrarse para crecer, nosotros pensamos abrirnos para crecer y de manera profesional, tal cual lo hace el Banco de Valores, apoyado en sus excelentes profesionales de management. No es casual que Banco Macro, Galicia, Supervielle y otras tantas empresas cotizantes no estèn enfocados en un solo negocio, sino que busquen expandirse, crecer y profesionalizarse", finaliza Pérès Moore.