U$D

JUEVES 23/05/2019

Ardió París y el fuego devoró casi siete siglos de historia

El incendio que se produjo ayer en la Catedral de Notre Dame se llevó no sólo a un edificio que era un patrimonio de la humanidad y un ícono identitario de Francia. Albergaba objetos históricos, obras de arte y reliquias religiosas. Actuaron 400 bomberos y el fuego se habría iniciado en un área en la que se hacían obras de refacción.

El incendio que se desató ayer en la emblemática catedral parisina de Notre Dame avanzó velozmente, pese al megaoperativo que requirió la actuación de más de 400 bomberos. Las llamas aparecieron sobre las 18.50 hora local (13.50 de Buenos Aires), poco después de la hora de cierre al público del monumento, en cuyo tejado se hacían obras de restauración.

Según testigos, el fuego se habría iniciado donde se hacían esas refacciones. Uno de los momentos más dramáticos fue cuando se desplomó la torre principal, en la parte superior del templo gótico. Según el canal de televisión France 2, la Policía abordó el siniestro como un accidente, ya que, hasta el cierre de esta edición, no había indicios sobre la causa que provocó el fuego. En todo caso, la Fiscalía de París anunció la apertura de una investigación a cargo de la Policía Judicial para determinar las circunstancias del incendio.

La Policía desalojó a todos los transeúntes del edificio, emplazado en el centro de la capital francesa. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, pidió a los ciudadanos que se acercaban al lugar que respetaran el perímetro de seguridad para que los bomberos trabajaran lo mejor posible.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, expresó su conmoción en Twitter y canceló un discurso que daría esa noche para anunciar medidas contra el malestar social, tras la crisis desatada por los “chalecos amarillos”.

“Notre Dame de París, víctima de las llamas. Conmoción de toda una nación. Mi pensamiento está con todos los católicos y con todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, yo estoy triste esta tarde de ver quemarse esta parte de nosotros”, tuiteó Macron.

“Estas horribles imágenes de Notre Dame en llamas duelen. Notre Dame es un símbolo de Francia y de nuestra cultura europea. Nuestros pensamientos están con los amigos franceses”; tuiteó Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, siguió de cerca la noticia y dio consejos en Twitter. “Tan horrible mirar el fuego masivo en la Catedral Notre Dame en París. Tal vez, se podrían usar aviones cisterna para apagarlo. ¡Hay que actuar rápido!”, expresó.

“Lanzar agua por avión en este tipo de edificio podría provocar el colapso de toda la estructura”, tuiteó la dirección de Seguridad Civil de París. Los bomberos intentaron apagar el fuego -catalogado de “difícil” por ese cuerpo anti-siniestros- con una potente lanza agua.

Un ícono nacional

La catedral medieval, que era un monumento identitario de la capital francesa, se comenzó a construir en el siglo XII y se terminó en el XIV. Inaugurada en 1345, era visitada a diario por miles de turistas de todo el mundo. De hecho, era el lugar más turístico de Francia, con cerca de 12 millones de visitantes en 2017, según la Oficina de Turismo y de Congresos de París (OTCP).

Notre Dame fue escenario de múltiples acontecimientos artísticos e históricos. Allí, Napoleón Bonaparte se autocoronó emperador de los franceses, en 1802. Y Víctor Hugo la eligió para dar lugar a su novela “Nuestra Señora de París”, de la que surgieron personajes como Quasimodo, el jorobado. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, albergaba pinturas, esculturas -como sus famosas gárgolas-, órganos, vitrales, sus célebres campanas y más de 670 años de historia. Entre ellos, las reliquias de la Pasión de Cristo, que incluyen un pedazo de la cruz en la que habría sido crucificado Jesús, un clavo que se habría utilizado y su corona de espinas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping