Viernes  15 de Marzo de 2019

¿Es la economía, estúpido? Lo que todos miran camino a las urnas

Está claro que el bolsillo es una variable importante a la hora de emitir el voto pero, ¿es el único? Desde el retorno a la democracia, cómo llegaron los oficialismos.

¿Es la economía, estúpido? Lo que todos miran camino a las urnas

"Ningún gobierno ganó con una economía como esta", dijo un economista a fin del año pasado. No fue un opositor como Axel Kicillof o Roberto Lavagna, sino Carlos Melconian, macrista desde hace más de una década y quien, además, hasta fue parte del Gobierno como presidente del Banco Nacion, cargo que dejó hace ya dos años.

Desde el retorno de la democracia, la economía argentina ha tenido desempeños muy fluctuantes. Del mismo modo, se han repartido victorias los candidatos del Gobierno -incluidas dos reelecciones- como los opositores.

Para el análisis se toman tres variables económicas fundamentales: inflacion, desocupación y PBI per cápita. Se tiene en cuenta tanto el año de elecciones como el anterior, para conocer la evolución de los valores.

De esta forma, podemos ver que Raúl Alfonsín no tenía un buen desempeño económico hacia el final de su mandato. La hiperinflacion se disparaba a niveles récord y la economía se contraía. La desocupación, si bien era baja en comparación a los años siguientes, mostraba un leve aumento.

A pesar de la posterior valoración que se hizo de su gestión en términos políticos y por la consolidación de la democracia, en ese momento el contexto económico fue un ancla para el radicalismo. El candidato cordobés Eduardo Angeloz no pudo imponerse al riojano Carlos Menem, a pesar de que muchas encuestas lo daban como favorito.

Seis años después, Menem buscó su reelección. La estabilización de la inflación de la mano de la convertibilidad le dio una gran popularidad y arañó la mitad de los votos. El Producto, igualmente, sufría por el efecto Tequila y la desocupación era la variable de ajuste del sistema que terminaría estallando años después. Para colmo, la oposición dividida entre el Frepaso y la UCR hizo que la diferencia fuera muy grande.

En las elecciones de 1999 hubo algunas paradojas. Tras años de recesión, el Producto empezó a crecer, el uno a uno hacía que la inflación se mantuviera al margen del diccionario económico y la desocupación, si bien era alta, se había alejado de los picos anteriores.

Lo llamativo fue que el candidato opositor, Fernando De la Rúa, prometía continuar con ese plan económico. "Conmigo un peso, un dólar", decía en uno de los spots más recordados de la época. Mientras que el candidato peronista, Eduardo Duhalde, ya imaginaba una salida de la convertibilidad y no pudo lograr la victoria.

Las elecciones de 2003 estuvieron marcadas por la salida de la crisis de 2001. Luego del fuerte impacto económico, además del social y el político, el gobierno de Duhalde había encauzado el rumbo tras una fuerte devaluación y la incautación de depósitos. Quien era su delfín en aquel entonces, Néstor Kichner, salió segundo en unas elecciones muy disputadas y ganó debido a que Menem no se presentó a la segunda vuelta.

La economía argentina en 2007 aún crecía a ritmo de tasas chinas. La inflación aumentaba, pero estaba relativamente controlada y la desocupación había bajado. En este contexto, Kirchner optó, incluso, por correrse del primer plano y dar lugar a su esposa, quien se impuso con claridad. Cristina Kirchner alcanzó el 45% de los votos y fue la primera mujer elegida para el cargo.

Cuatro años después, Cristina logró su reelección con indicadores económicos relativamente estables. Había superado antes dos crisis, la internacional y la del campo, que le pasaron factura en las legislativas de 2009. Sin embargo, tras la muerte de su marido y con una gran dispersión de la oposición, fue reelecta para otros cuatro años.

En 2015, sin embargo, la economía ya no crecía y la inflación se había acelerado, aunque no se palpaba de forma acabada en buena parte de la sociedad. En este caso, según sostiene Mariel Fornoni, de Management & Fit, "la economía no pesó tanto, al igual que en 2017. En esos casos el tema corrupción fue más importante. Pero son excepciones, la economía suele tener mucho peso".

Expectativas

Este año, la actualidad económica no es la mejor, con una inflación que parece incontrolable y la actividad económica planchada. Desde el oficialismo prometen una vez más un horizonte optimista, aunque parece lejano. De hecho, Fornoni revela que cuando se inició la administración Macri, "había 15 puntos porcentuales más de expectativas económicas que de evaluación de la situación de ese momento. Hoy son solo tres puntos, no se espera que mejore".

Analizado el recorrido económico en cada una de las elecciones, los analistas dan sus visiones y ponderan la economía como factor clave al lado del resto de las variables.

Las chances de Macri

Andrés Malamud, politólogo e investigador de la Universidad de Lisboa, considera en primer lugar que "en Argentina, el que está en el cargo siempre tiene ventaja. Los dos presidentes y casi todos los gobernadores que intentaron la reelección la lograron". Igualmente, aclara que si la reelección no está habilitada "los gobernadores tienen más éxito que los presidentes en elegir sucesores de su gusto. Entre los presidentes, sólo Kirchner nombró un delfín propio, mientras Alfonsín, Menem y Cristina (para no hablar de De la Rúa) sostuvieron candidatos de los que no eran fanáticos".

También aporta un elemento que surge de la política comparada latinoamericana: "Con commodities caras y tasa de interés internacional baja los gobiernos reeligen, mientras que con commodities baratas y tasa alta los gobiernos pierden. El contexto internacional actual es incierto, así que las variables domésticas cobran relevancia".

En cuanto a la furiosa actualidad, cree que la eventual reelección de Macri depende de dos factores: el peronismo y el dólar. "Si el peronismo se unifica, las chances de Cambiemos son mínimas independientemente de lo que pase con el dólar. En cambio, si el peronismo presenta más de una fórmula presidencial, Cambiemos sólo necesita estabilizar el dólar para ser competitivo. La zona de incerteza es la combinación de peronismo dividido y dólar volátil: en ese contexto, cualquier resultado es posible".

Su colega Julio Burdman cree que "la gente vota por muchas razones diferentes" y que la economía es en realidad "un conjunto de variables". Según su visión, "hay una correlación fuerte entre satisfacción económica personal y voto. Pero la satisfacción económica (aunque haya mucha afinidad) no es exactamente lo mismo que desempeño macroeconómico".

Igualmente, aclara que hay muchos votos que no se explican de ese modo. "Muchos de los votantes dispuestos a votar por Cambiemos  y por Macri este año -grafica- están disconformes con su situación económica personal, pero es un voto identitario, aglutinado por el antiperonismo y el antikirchnerismo".

De cara a la coyuntura actual, cree que "sin resultados económicos se le va a complicar mucho al Presidente". Explica que tiene un 30% de leales que lo votarán más allá del bolsillo, pero que "el votante indeciso y no agrietado es el más influido por la variable económica. Necesita resultados para llegar a él".

El analista político Rosendo Fraga, por su parte, detecta "dos variables que desde 1983 han afectado los procesos político-electorales. Una es la economía, que ha jugado en contra de los gobiernos no peronistas. Y la otra es la gobernabilidad, que los justicialistas en general han logrado mantener".

Sostiene que "la economía siempre está, pero crece su relevancia cuando se complica". En ese tipo de situaciones, considera que "temas como la inseguridad y la corrupción, que están desde comienzos de los noventa entre los prioritarios, pierden relevancia".

Sobre la eventual reelección de Macri, cree que "normalmente es muy difícil ganar una elección con una economía en recesión, con alta inflación y con el desempleo y la pobreza aumentando. Pero hay excepciones. En 1995, Menem obtuvo la reelección con el PBI cayendo sub4% y el desempleo llegando al 15%, aunque sin inflación".

Fornoni, finalmente, agrega que "las variables que más correlacionan son crecimiento y desempleo. La inflación pesa pero no correlaciona tanto. Porque si tenés aumento proporcional del poder adquisitivo, no termina de influir tanto".

Cree que puede haber elecciones en las que la economía no influya tanto, pero se trata de excepciones. "El porcentaje que saca un oficialismo correlaciona bastante bien con la aprobación de gobierno en general. Hoy está alrededor de 28 puntos la aprobación de Macri, pero tiene una intención de voto algo mayor debido a que aparece la figura de Cristina Kirchner enfrente, que tiene un alto nivel de rechazo".

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,840356,500060,0000
DÓLAR BLUE-3,333364,750065,2500
DÓLAR CDO C/LIQ1,1070-74,6594
EURO0,415964,967865,2380
REAL0,411614,141414,1976
BITCOIN-1,59607.940,00007.944,4700
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000054,8125
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,819760,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,806561,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS6,00001,591,50
DISC USD NY2,078583,0081,31
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,083031.995,1300
BOVESPA-0,2700105.015,7700
DOW JONES-0,950027.025,8800
S&P 500 INDEX-0,39192.997,9500
NASDAQ-0,83008.156,8530
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,2415343,0944342,2677
TRIGO CHICAGO0,9515194,9254193,0882
MAIZ CHICAGO-1,0766153,7340155,4072
SOJA ROSARIO0,0000243,0000243,0000
PETROLEO BRENT-0,934759,350059,9100
PETROLEO WTI-0,370953,730053,9300
ORO-0,34181.487,20001.492,3000