U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Moscú recibe al Mundial con un clima tan frío como la estepa siberiana

En la previa del comienzo de la Copa del Mundo, la capital de Rusia no exhibe gran expectativa ni entusiasmo futbolero, excepto por parte de los turistas, que además tienen zonas asignadas para el festejo. Los moscovitas parecen más interesados en los resultados del hockey sobre hielo, aunque se dice que son hinchas de la selección Argentina y fanáticos de Messi. Hoy comienza el Mundial

Moscú recibe al Mundial con un clima tan frío como la estepa siberiana

Excepto por unos pocos hinchas caracterizados, mínima cartelería y pequeños banderines que lo recuerdan y que se ven esporádicamente en las calles del centro, en Moscú el Mundial prácticamente pasó desapercibido, al menos hasta ayer.

Sin embargo, según los guías de turismo, los únicos que hablan inglés o español por estas tierras y con los que se puede dialogar, la sensación cambiará cuando comience a rodar hoy la pelota y la selección rusa ofrezca alguna esperanza a sus compatriotas.

Es que la actualidad del equipo local no ha ayudado en nada para que la gente, que sigue con mucha mayor expectativa lo que acontece con el hockey sobre hielo, le preste un poco más de atención. De hecho, el sentimiento generalizado es de fastidio, porque la llegada de los visitantes complica un tráfico que ya de por sé es tema recurrente entre los habitantes de esta gigantesca capital.

Además, y esto no es un tema menor, las aglomeraciones y "excesos" de júbilo no solo son una rareza aquí (el alcohol está estrictamente prohibido excepto en locales o casas particulares), sino que también son ilegales. Las recomendaciones para los viajeros son que se comporten con prudencia por fuera de las zonas dedicadas exclusivamente al evento, y no son muchas.

Los lugares donde se puede palpar el "ambiente" mundialista, como uno supone que debería ser, son la Plaza del Picadero, ubicada en las cercanías de la mítica Plaza Roja (que según cuentan su nombre real es Plaza Hermosa) y en la que se encuentra el mediático reloj que marca el tiempo que falta para que comience el torneo; los principales centros de entrega de la famosa credencial Fan ID, una suerte de visa que posibilita y facilita el libre tránsito por los estadios; sus alrededores y los Fan Fest de la FIFA, en los que sí está permitida la algarabía.

Como Brasil 2014 seguramente no habrá ninguno igual. También hay que decir que en Moscú se concentran pocas delegaciones, lo que no favorece lógicamente al "clima futbolero".

Hasta aquí, en la previa, los más bullangueros han sido los peruanos, que vuelven emocionados después de décadas a jugar una Copa, seguidos de lejos por los colombianos. Argentinos se ven muy pocos, o al menos aquellos vestidos de fanáticos albicelestes, algo que de seguro cambiará a medida que se acerque la fecha del debut del equipo de Lionel Messi, el próximo sábado. Cabe destacar que teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente en relación a la selección local, de acuerdo a los guías, los rusos volcarán su aliento hacia la Argentina. Hay mucha admiración por el capitán y estrella del combinado argentino y sus compañeros.

Entre otros datos de color se puede mencionar que Moscú es la mayor ciudad de Europa después de Estambul, y como tal, si de consumir se trata, hay precios para todos los bolsillos, de la misma forma que en Buenos Aires. No es una metrópoli inaccesible económicamente, y excepto por el idioma, todo parece muy normal y amigable a los ojos de un porteño. Sin embargo, el alfabeto cirílico es imposible de entender. No hay forma de comunicarse, con lo que perderse aquí no debe ser nada agradable. Preguntar no parece una opción y son contados los moscovitas que manejan el inglés. "Cualquier cosa, hablen con los jóvenes", nos recomendaron en este sentido a los periodistas invitados por el canal TNT Sports.

Aquí prácticamente no quedan símbolos que representen al pasado reciente, marcado por el comunismo. Excepto por unas pocas estatuas, bustos y la transparente tumba de un Lenín momificado que, tras un plebiscito, se aceptó mantenerla en pie "para los turistas".

De hecho, se dice que el clima de opinión hacia el régimen anterior es de gran resentimiento. Sin embargo, la política parece ser uno de los temas de los que "no se habla".

Con todo, los moscovitas parecen entusiasmados, andan vestidos a la última moda europea, e incluso se los puede ver movilizándose sobre los más modernos medios de transporte personales, como patinetas y bicicletas eléctricas, segways u otros de desconocido nombre que parecen valijas con ruedas. Los automóviles son todos importados. No se ven marcas rusas de autos. Excepto por la legendaria "Lada", el resto son en su mayoría alemanes o japoneses, y en este sentido hay que decir que Uber es legal y popular.

Si algo llama la atención es la cantidad de carteles indicadores del cruce peatonal. Son cientos y cientos y muy llamativos. El peatón tiene alta prioridad y la multa es muy cara si no se respeta al que atraviesa la calle por la senda de paso. En fin, empieza Rusia 2018, y a partir de ahora se hablará, finalmente, sólo de fútbol.

Comentarios1
Dante Eduardo
Dante Eduardo 14/06/2018 04:41:02

JAJAJAJAJA Cuanto ase que esta internet en Argentina.JAJAJA Y este pensó que Rusia es como en las películas Americanas viejas. jajajajaja QUE PEDAZO DE NAVO. Pero bien puede aprender algo de la realidad de un PAÍS.

Más notas de tu interés