U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

El acuerdo con el Fondo nos hipoteca el presente y el futuro

JOSÉ CASTILLO Economista. Dirigente de Izquierda Socialista

3
El acuerdo con el Fondo nos hipoteca el presente y el futuro

Que el FMI haya acordado un préstamo de facilidades extendidas con la Argentina no es para festejar. Nos plantea un horizonte similar al de países como Grecia, que vio todos sus indicadores sociales y económicos caer en picada, sacrificados en el altar de "la reducción del déficit fiscal".

El acuerdo con el Fondo nos hipoteca el presente. Exigirá un mega-ajuste que se sumará al que ya se viene realizando. Recordemos que, en medio de la corrida cambiaria, el ministro Dujovne había anunciado un recorte que llevaba la meta de déficit fiscal 2018 desde 3,2 a 2,7% del PBI. Por lo tanto, no es cierto que no hay requerimientos de ajuste para este año: simplemente el FMI tomó la reducción anunciada con anterioridad. Para 2019 el ajuste es mayúsculo: de una meta de 2,2% se pasa al 1,3, con un recorte estimado en aproximadamente 200.000 millones de pesos. Y luego el ajuste continúa en 2020 (se cambia la meta anterior de 1,2% de déficit a 0%) y 2021 (de 0% a un superávit de 0,5%). Las consecuencias son claras: aumentará la inflación, con su consecuente efecto sobre el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, tendremos menor crecimiento económico o directamente recesión (con sus secuelas de mayor desocupación), habrá continuidad de los tarifazos y se producirá un deterioro por desfinanciamiento o achique de todas las prestaciones públicas, empezando por educación y salud, que se verán fuertemente afectadas por el deterioro salarial que sufrirán los trabajadores estatales de esos ámbitos. Todo en el marco de un ajuste feroz sobre las transferencias a las provincias, que irán entrando sucesivamente en crisis de financiamiento.

Pero lo peor es que este escenario desembocará en lo que ya ha sucedido repetidas veces en la economía argentina de las últimas décadas: no es cierto que "despeja el horizonte". Por el contrario, la deuda externa seguirá creciendo astronómicamente, superando rápidamente los u$s 400.000 millones y tornándose absolutamente impagable. A los u$s 50.000 millones del FMI (que veremos cuánto se ejecuta en definitiva, porque lo único concreto es la entrada de los primeros u$s 15.000 millones después del 20 de junio) deberemos sumarle que el Tesoro Nacional se cargará a su costo la mayoría de la hipoteca de las Lebac (se calcula que unos u$s 25.000 millones). Si el horizonte actual de vencimientos de deuda ya era preocupante antes del nuevo empréstito con el FMI (entre u$s 20.000 millones y u$s 25.000 millones anuales para los próximos períodos) ahora se tornará directamente impagable. El sólo hacer frente al pago de los intereses que vencen nos acerca a un horizonte de default. En síntesis: los u$s 50.000 millones acordados con el FMI se parecen peligrosamente al "blindaje" de u$s 40.000 millones que De la Rúa celebraba haber conseguido en diciembre de 2010. Otra vez se nos quiere hacer pagar este descalabro, cuyo único objetivo es "darle tranquilidad" a los mercados financieros (léase los pulpos especuladores) con más miseria y entrega de nuestras riquezas. Es hora de decirlo con claridad: debemos repudiar este acuerdo con Fondo. La única salida viable para la economía argentina es dejar de pagar esta deuda fraudulenta y usuraria y volcar todos esos recursos para financiar las más urgentes necesidades populares de trabajo, salario, vivienda, educación y salud.

Comentarios3
Roberto Vilate
Roberto Vilate 13/06/2018 05:25:10

Hace mas de 70 años que el país esta hipotecado por las políticas peronistas, para ellos lo bueno es repartir lo que no se tiene y luego no pagar. La hipoteca es moral y politica

Juan Carlos Dolce
Juan Carlos Dolce 13/06/2018 03:48:27

ANDÁ A PEDIRLE A MADURO... AL 14%...

Horacio Esteves Montoli
Horacio Esteves Montoli 13/06/2018 11:10:03

Pocos y negativos argumentos de un "socialista de izquierda" ¿que otra cosa esperaban?

Más notas de tu interés