U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

El apoyo del FMI al Gobierno es político y va más allá de lo económico

El apoyo del FMI al Gobierno es político y va más allá de lo económico

La Argentina obtuvo ayer un blindaje financiero extraordinario por u$s 39700 millones que le permitiría alejar los temores de una cesación de pagos de su deuda al menos por un año e intentar volver al camino del crecimiento luego de más de dos años de recesión. El paquete de ayuda, que supera todas las expectativas previas y tiene una duración de tres años es liderado por el Fondo Monetario Internacional". En ese sentido, ayer se desvaneció la posibilidad de desdoblar el Ministerio de Economía y la eventual renuncia de su titular, José Luis Machinea. Con una amplia sonrisa, el titular del Palacio de Hacienda dijo en tercera persona que "hay Machinea para rato". La cita pertenece a la edición del matutino La Nación del 19 de diciembre de 2000.

Justo un año más tarde, el 20 de diciembre de 2001, De la Rúa debía abandonar en helicóptero la Casa Rosada para evitar posibles turbas enfurecidas, los bancos en el microcentro ya no gozaban de un blindaje financiero sino de uno más efectivo: un blindaje hecho con chapas para evitar piedrazos e intrusos, el dólar comenzaba a volar, la deuda era defaulteada, los depósitos en dólares eran pesificados de manera compulsiva y los argentinos sólo podían retirar $ 250 por semana de sus cuentas bancarias. "Se mira y no se toca", esa era la paradoja que ocurría con el dinero depositado en bancos ante la imposición del absurdo "corralito". En el interín de ese año, el montante de la crisis se había llevado a tres ministros: Machinea, López Murphy y Cavallo. Los dos últimos habían asumido por error, en la creencia de que su mágica presencia en Hacienda podía por sí sola, y con planes fiscalistas, evitar lo que finalmente ocurrió de la peor manera.

Quien consulte los matutinos recientes tras el acuerdo con el FMI anunciado por el ministro Dujovne va a observar una gran similitud en las palabras con las que se describía la realidad en aquel año 2000 y en este 2018. ¿Implica esto que estamos frente a otro blindaje? ¿Son los u$s 55.000 millones de préstamos que ingresarán de organismos internacionales el preámbulo de una gran crisis?

Ya hemos hablado en otras oportunidades acerca de algunas grandes diferencias entre 2000 y 2018: hoy tenemos un tipo de cambio que no es ni rígido ni convertible, bancos con mucha solidez financiera, depósitos en dólares que no han sido en general prestados irresponsablemente para comprar viviendas y que al querer ser retirados resulta que no estaban, y una situación de la deuda pública que si bien es muy preocupante no alcanza los niveles angustiantes del año 2001.

Como hemos visto, las condiciones económicas son ampliamente diferentes de las del 2001. Hoy la realidad es muy diferente a la de aquel año. Y además hay una variable fundamental. En este caso en particular el Fondo Monetario Internacional está actuando inéditamente en política al apoyar sin cortapisas al gobierno del presidente Mauricio Macri. Es visible que el FMI desea que a Argentina -y a Macri en particular- les vaya bien. Eso no ocurría en 2001, cuando los llamados repetidos a la jefatura del organismo no obtenían ninguna respuesta. Se dice que el ex ministro Cavallo cuenta a veces que unos días antes del "corralito" llamó personalmente al ex director del FMI Horst Koehler a su domicilio para implorarle ayuda porque Argentina se sumía en el desastre y lo que obtuvo fue como respuesta de su mucamo: "El señor está descansando y no lo puedo despertar". Cuan diferente es esta realidad de fotos sonrientes de Christine Lagarde con cualquier argentino que se le ponga a su lado, llámese Macri, Dujovne o quien fuera. Las puertas están abiertas en el organismo para Argentina.

¿Implica esto que Argentina puede descansar tranquila y simplemente bajar su déficit fiscal al 2,5% en 2018 y al 1,3% en 2019 y con eso se sale del atolladero? Lamentablemente la respuesta es negativa. Cumplir con las metas fiscales establecidas con el FMI no garantizan de manera alguna el bienestar económico. Más bien puede pensarse que en lo que falta de 2018 y en 2019 las tensiones sociales pueden ir in crescendo. Ya se venía creciendo endeblemente desde hace muchos años. Y ahora se va a aplicar un esquema financiero que puede agravar los aspectos de falta de crecimiento. Al efecto depresor en el nivel de actividad que tendrá el ajuste fiscal hay que sumarle el posible aumento del retraso cambiario del cual se estaba saliendo de manera incipiente hasta el anuncio de los préstamos de los organismos, en caso de que las autoridades tengan éxito en el mercado cambiario, claro está. Ocurre que el Tesoro venderá en el mercado libre de cambios dólares prestados por el FMI para pagar el déficit fiscal que tenga en pesos. Y a ello podría sumarse además - no es del todo seguro -ventas del Tesoro de dólares en ese mismo mercado con el fin de que el BCRA reduzca el stock de LEBAC en circulación. No sería raro entonces observar al Tesoro liquidar entre u$s 10.000 millones y u$s 20.000 millones a ritmo anual. Son más de u$s 1000 millones al mes que se sumarán a la liquidación de exportaciones que, si bien es cierto que las mismas comienzan a mermar en julio hasta fin de año, se trata de una oferta de divisas financieras que bien puede aumentar si el tipo de cambio amenaza con descontrolarse y el FMI sigue con su línea de apoyo político al gobierno actual. Se podría estar entonces frente a un triunfo pírrico: se doma al dólar, atrasándolo al costo de agravar el declive que experimenta y experimentará aún más el nivel de actividad. Puede que ya comenzado el electoral 2019 surja entonces muy claramente que la pax cambiaria seguida de una vuelta al retraso cambiario, cuando se alcance, resulte inadecuada y contradictoria para ganar las elecciones del año próximo. Habrá que ir viendo la realidad con un ojo puesto en la economía y otro en las encuestas políticas.

Comentarios3
Gerardo Martinez
Gerardo Martinez 14/06/2018 01:07:06

buena nota!

Luis Oscar Cardelino
Luis Oscar Cardelino 13/06/2018 04:55:08

Muy cierto. Recordar BLINDAJE PARA TODOS dicho por Fernando de la Ruina

Reynaldo Moroni
Reynaldo Moroni 13/06/2018 03:22:36

Yyyyyyyyyyyy? cual es el camino ? hablar de afuera es rapido y facil, total otro lo pone.

Más notas de tu interés

Los cuatro cuartos

Macri_Cristina