Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Juan Rodó: "El problema de los argentinos somos nosotros mismos"

El reconocido cantante lírico y actor dice que en la Argentina se priorizan los intereses personales o partidistas por sobre el bien de la Nación y esto impide el desarrollo. Confía en que el presidente Macri pueda sacar el país adelante y reclama una oposición más constructiva.

Juan Rodó:

La cita es en su escuela de comedia musical en el barrio de Palermo. Acompañado por su perro Vladimir, compañero fiel, tendido a sus pies y muy cerca del piano, atento y silencioso no se mueve de su lado mientras su dueño conversa con 3Días. El entrevistado es Juan Rodó, cantante lírico, músico, compositor multipremiado y reconocido actor, quien ha desplegado todo su talento y ha brillado en musicales extraordinarios como Drácula, del dueto de autores Cibrian/Mahler, durante siete temporadas; Dorian Gray, el retrato; El jorobado de París; Jack el destripador; Otelo; Jekyll and Hyde, entre tantos otros espectáculos. "Hoy estoy encandilado con Papaíto piernas largas, musical que acabo de estrenar en el Centro Cultural San Martín", cuenta Juan, con su tono de voz inconfundible, sobre la obra que permanecerá en cartel durante sólo ocho semanas.

Rodó le pone pasión a la vida y a la profesión: hace más de 20 años que se dedica a la docencia y hoy se sale de la vaina para hablar de su nuevo proyecto.

¿Qué te sedujo de la historia de Papaito piernas largas?

-Es un proyecto que descubrí casi de casualidad. Me gustó que fuera una obra de cámara, de bolsillo, interpretada por dos actores, él y ella, una huérfana y su benefactor. La historia del libro original (1912) es un texto muy antiguo que yo conocía por la colección clásica de Robin Hood. Es una obra que transita a través de las cartas, se respeta la historia del libro, alterna canciones es deliciosa: su partitura y su construcción.

¿Es muy costoso producir comercialmente musicales en la Argentina?

-Creo que producir en Buenos Aires es casi un suicidio, casi imposible pensar que una obra pueda llegar a tener un éxito asegurado. Es azaroso y cada vez más difícil ya que no podés poner a la venta entradas muy costosas para recuperar la producción, porque la gente no accede y se necesita llenar la sala. La situación crítica que atraviesa el país desde hace tantos años conspira contra la posibilidad de que el teatro florezca. Por suerte, siempre hay iniciativas de productores muy arriesgados o compañías de cooperativistas que intentan aportar, como en nuestro caso.

Sin embargo, el fenómeno cultural es enorme...

-Sí, vivimos un fenómeno cultural muy grande, muy abarcativo en todos los géneros. Hay mucha movida, muchas posibilidades, quizás no haya público para todos, pero hay mucho talento y gente que empuja para que siga creciendo. A veces la plaza teatral está muy poblada pero está bueno que no decaiga, que el público se refresque y siga creciendo.

¿Aceptarías un cargo en el área de Cultura de la Ciudad?

-No, no me interesa aceptar ningún cargo en Cultura, primero porque me parece que no tengo condiciones para la gestión, no está en mis planes, sí me interesa autogestionar mis propios proyectos. No necesariamente hay que ser especialista para hacer una buena gestión sino tener la voluntad de generar un cambio. En lo personal, me siento muy bien haciendo lo que hago, no dejaría mi carrera artística ni como cantante, actor, productor o la docencia, que es donde disfruto de formar artistas.

 ¿Qué temas sociales te preocupan?

-La inseguridad que vivimos, salir a la calle, temer por los seres queridos, la violencia que hay a causa de la tensión social que se vive por las dificultades económicas, por la disparidad de oportunidades. Me preocupa porque todo eso afecta la posibilidad de vivir tranquilos, como las marchas donde bloquean las calles y se impide el libre tránsito de las personas y cercenan los derechos que tenemos. Me molesta que tengamos que movilizarnos con dificultades y deseo que se priorice la posibilidad de oportunidades para que cada vez haya menos pobres.

¿Te preocupa que suba el dólar?

-El dólar es un signo más de la situación inestable que vive la economía y también la política. A mí me sorprendió muchísimo la última suba, parecía que la cosa estaba estable, pero no, la Argentina siempre fue un país difícil, arrastramos años tremendos de corrupción y es una especie de cáncer del cual no se sale fácilmente. Éste es un país muy castigado y lo estamos viviendo en el día a día. Es muy difícil levantarnos.

¿Por qué creés que cuesta tanto estabilizarnos como país?

-Creo que el problema lo tenemos nosotros, los argentinos, tiene que ver con un cambio de mentalidad, no podemos trabajar y salir adelante si no nos ponemos todos la misma camiseta y pateamos para el mismo lado. Acá se hacen prevalecer intereses personales o de partidismos en vez de unirnos y tratar de solucionar algo que no puede hacer una sola persona. Y si hay buenas intenciones de arriba y los gremios se le paran de patas, los sindicatos y los ejes de poder también conspiran contra eso. Es muy difícil concientizar a los argentinos aunque sí ocurre en países desarrollados, donde la gente es muy distinta. El problema somos nosotros mismos.

¿Como ves la gestión del presidente Mauricio Macri?

-Me gusta. Lo voté con la esperanza de que fuera la persona indicada para sacar el país adelante. Creo que ha hecho muchas cosas buenas, seguro que le falta una vuelta de tuerca, pero es muy difícil gobernar este país, con tanto palos en la rueda que meten todos los sectores. Estoy a favor del disenso pero creo que tendría que haber una oposición constructiva. Ojalá el Presidente pueda seguir tomando decisiones para poder salir adelante.

Su nueva apuesta teatral

Papaíto piernas largas, el musical con letra y música de Paul Gordon, es una obra que se realizó también en cine, con Fred Astaire y Leslie Caron (1955), en una versión bastante libre, además de haber sido serie de animación con dibujitos chinos y japoneses.

"En la Argentina ya hubo una versión teatral pero ésta es la única en el género musical", explica Rodó sobre el espectáculo en el que se presenta acompañado de Ángeles Díaz Colodrero, con dirección de actores de Lía Jelín y dirección musical a cargo de Santiago Rosso.

A precios accesibles, con entradas desde los $ 160, la obra arrancó con muy buena recepción del público.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Miguel Fernàndez Narvaiza
Miguel Fernàndez Narvaiza 22/05/2018 08:39:37

Plenamente de acuerdo.

Diego Lu
Diego Lu 22/05/2018 11:58:26

Cuanta sensatez en tan pocas lineas

Horacio Esteves Montoli
Horacio Esteves Montoli 18/05/2018 10:33:17

Una opinión sensata, en un pueblo de insensatos.