Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Calvo: "Si las tasas de interés no bajan rápidamente hay riesgo de estaflación"

El prestigioso economista dice que a pesar de que el Gobierno logró superar la última corrida cambiaria, "aún quedan varios interrogantes" por resolver y advierte que si las altas tasas de interés se prolongan en el tiempo esto podría desembocar en un escenario de "estanflación".

Calvo:

Es el economista argentino que anticipó el "Efecto Tequila" en los 90 y hace pocos meses, aunque sin ánimo de polemizar, visitaba el país y le advertía públicamente al gobierno argentino que la tasa de interés no alcanzaba para controlar la inflación. Desde Nueva York, donde reside, Guillermo Calvo, profesor de la Universidad de Columbia, sigue el día a día de los vaivenes económicos argentinos -que en las últimas semanas casi no dieron respiro- y comparte su mirada con 3Días.

"No va a sorprender que pidan ajustes fiscales un poco más fuertes que los anunciados por el Gobierno y recomienden desindexar la economía", sostiene, consultado acerca de las condiciones que el FMI le impondrá al Gobierno para otorgarle asistencia financiera y ayudarlo a capear la crisis.

¿Hizo bien el Gobierno en acudir al FMI?

-El Gobierno tiene información de la que no dispongo desde aquí y es posible que hayan evaluado que no tenían la capacidad de normalizar la situación por su cuenta. Lo que puedo decir, sin embargo, es que ojalá tengan buenas razones, porque uno llama al médico cuando está enfermo y, típicamente, la prensa mundial lo toma como una mala señal. El costo de esto es que asusta al inversor y puede generar un Sudden Stop (un frenazo de los flujos de financiamiento externo), lo que es extremadamente costoso.

¿Qué condiciones impondrá el Fondo? ¿Va a pedir el ajuste que el Gobierno evitó hacer en un principio en nombre del gradualismo?

-Para asegurarse de que no haya descalabros financieros, el Fondo va a sugerir medidas que refuercen la credibilidad del Gobierno, que ya está bastante golpeada. No va a sorprender que pidan ajustes fiscales un poco más fuertes que los anunciados por el Gobierno y recomienden desindexar la economía.

¿Funciona el gradualismo en Argentina o esta crisis demuestra que no era el camino?

-Si hay credibilidad, puede funcionar. Pero tiene que ser un gradualismo realista, si no, atrae capital caliente a altas tasas de interés, que es lo que ha venido sucediendo. Creo que la falta de credibilidad que ha sufrido el programa monetario tiene bastante que ver con la virtual indexación de salarios a la tasa de inflación, por ejemplo, la cláusula gatillo, y el déficit fiscal.

¿Cambió el FMI respecto de aquel organismo con el que le tocó lidiar a De la Rúa en 2001?

-No veo un cambio drástico, especialmente en los que se denominan Departamentos de Área, a cargo del seguimiento de las economías de los países miembros y de las economías que están sujetas a cumplir con programas de ajuste con el Fondo. A veces se confunde como señal de cambio la publicación de estudios del Departamento de Investigaciones que defienden políticas que se contraponen a las del Fondo. Si bien esos estudios no son ignorados, no percibo un gran cambio en la práctica.

A partir de la firma de este acuerdo con el FMI, ¿la economía local pasa a estar atada a los designios de ese organismo?

-El país va a firmar un contrato con el Fondo, por el cual este último le va a transferir fondos a la Argentina. Como en cualquier contrato de crédito bancario, ambas partes van a tener que concordar cómo asegurarse que el crédito sea devuelto. La única diferencia es que es un contrato entre un país, en este caso Argentina, y los países que son miembros del Fondo.

¿Estuvimos en esta corrida cambiaria por efecto del contexto internacional o es un problema netamente de la Argentina?

-La situación mundial no ayuda, pero no creo que sea determinante. Por el momento, las economías latinoamericanas, excepto Venezuela, están pasando este chubasco bastante bien. Aun Brasil, que tiene un déficit fiscal y deuda pública bastante más altos que el argentino, está atravesando este período con una tasa de inflación menor al 4%.

¿El cambio de metas de inflación del 28 de diciembre fue el detonante de esta crisis?

-A los ojos de los inversores, el 28D confirmó que el BCRA no estaba solo en manos de Sturzenegger y otros economistas de alta reputación internacional, sino que dependía -y mucho- de la decisión de personas del ala política y, lo más grave, que eran ilustres desconocidos en el mundo de las finanzas. Fue un error muy serio. La independencia del BCRA es hoy una señal muy fuerte que ayuda a garantizar la credibilidad de la política anti-inflacionaria.

¿Hasta cuando puede el BCRA seguir desprendiéndose de reservas para frenar al dólar?

-Las reservas son caras porque no rinden casi nada y las compramos emitiendo Lebacs con tasas de interés altísimas. Supongo que el BCRA las acumula para gastarlas en caso de Sudden Stop y con el objetivo de que no se paralice el mercado de crédito. Por tanto, en este episodio, perder reservas fue bueno por ambas razones: redujo la carga fiscal y ayudó a atenuar la caída del crédito. Pero, además, el BCRA ha permitido que el peso se devalúe fuertemente con respecto al dólar, lo que también es bueno porque veníamos de un peso muy apreciado que amenazaba la competitividad de las exportaciones y alentaba el turismo masivo hacia el exterior. Por otra parte, la devaluación también le ha dado una buena paliza al capital caliente al reducir fuertemente el valor en dólares de sus tenencias de Lebacs.

¿Cómo se ve desde el exterior la situación de la Argentina? ¿Qué miran hoy los inversores?

-Miran la sostenibilidad y credibilidad del programa, para lo cual un buen arreglo con el Fondo sería de gran utilidad. Es posible que también ayude el haber superado la corrida del 15 de mayo, pero todavía quedan varios interrogantes. Las tasas de interés han quedado muy altas. Si no bajan rápidamente, esto podría desacelerar fuertemente el crecimiento y contribuir a una mayor inflación -por la indexación salarial y mayor déficit cuasi-fiscal-. Esta situación se denomina en la jerga "estanflación". Creo que es hora de que la economía quede en manos de economistas profesionales que tengan mucha más independencia del ala política de Cambiemos. Macri siempre tendría la libertad de echarlos si no le gusta su gestión pero, mientras tanto, el equipo debería tener un alto grado de independencia. Salir a decir que van a gobernar con la "verdad" y cosas por el estilo, es lindo escuchar, pero no es suficiente para atraer inversores.

Macri admitió ayer que el error fue poner metas muy ambiciosas y no haber explicitado la grave situación económica que dejó el kirchnerismo. ¿Se quedó corto en la autocrítica?

-Esta administración tiene una tendencia a la "futurología" con poco sustento científico. Un ejemplo son las repetidas afirmaciones de que "lo peor quedó atrás". Eso no ayuda. En el mejor de los casos, nos hace quedar un poco desubicados. En cuanto a las metas, no fueron simplemente "ambiciosas" si no "irrealistas". No estuvieron acompañadas por una política fiscal creíble. La falta de credibilidad no se debe tanto a que el déficit y el gasto fueron muy altos, si no que el Gobierno no los redujo de forma convincentemente decidida cuando se hizo evidente que las metas inflacionarias eran inalcanzables, algo que ojalá se pueda corregir con el programa del FMI. Además, permitieron que regresara la indexación, un factor que debilita la capacidad del BCRA de reducir el ritmo inflacionario. El tema de la "herencia", lo pasaría a segundo plano. Los "mercados" lo entendían perfectamente.

Los gobernadores del PJ apoyan la gobernabilidad pero dicen que el ajuste no es la receta y se debe apostar a la expansión económica.

-Un buen ajuste siempre apuesta a la expansión económica, pero no significa que ocurra inmediatamente. Hay pocas políticas antiinflacionarias exitosas que no hayan estado inicialmente acompañadas de una desaceleración del crecimiento. Los planes de los 70/80s en Argentina y otras economías emergentes que mostraron inicialmente un boom de consumo, terminaron en crisis muy pronunciadas. Por eso es importante que esta etapa esté manejada por un equipo de economistas bien formados que garantice credibilidad. Los objetivos de la política no deben abandonarse, pero hay que reconocer que la economía es como la medicina: cuando el cirujano opera, la familia del paciente, los políticos en este caso, debe asegurarse que la operación es la correcta y el cirujano idóneo, pero se queda por un rato afuera del teatro de operaciones.

Más notas de tu interés

Comentarios5
Clara Rescala
Clara Rescala 19/05/2018 04:39:10

BASTA de tirar pálidas al Gobierno ,!! Claro se sentían mejor con Crik.con las COIMAS , Verdad ??

Norberto Tejedor
Norberto Tejedor 19/05/2018 09:03:11

Eduardo Pablo decile a tu hermano que existen habitantes en la Argentina...

Norberto Tejedor
Norberto Tejedor 19/05/2018 09:01:29

Che Calvo todo muy lindo tu analisis desde NY, pero te olvidas de la gente, este es un Pais, no una tesis de la Universidad de la concha de la lora...

Clara Rescala
Clara Rescala 19/05/2018 04:43:07

Que te corten la lengua por idiota !!1

Javier Alejandro
Javier Alejandro 18/05/2018 12:17:45

ME DAN ASCO ESTOS TIPOS. TODOS SABEMOS QUE ESTO EXPLOTA A FIN DE AÑO.