Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

El cine solar ya es posible

La ciudad de La Plata es pionera en contar con la primera sala latinoamericana y la tercera en el mundo que se abastece con energía solar.

El cine solar ya es posible

Algo que parecía impensado, ver una película en el cine a partir de la energía solar, ya es una realidad para la ciudad de La Plata. Allí, hace unos meses, se puso en funcionamiento la primera sala de cine de América latina abastecida en su totalidad con paneles solares. En su primera función proyectó un cortometraje y tres episodios de una serie infantil para un grupo de 80 chicos de escuelas de la zona.

El proyecto convocó a la empresa Good Energy, que se dedica a la fabricación de paneles solares, termotanques solares y climatización de piletas bajo este sistema de recuperación de energía, que hizo la donación de los paneles, y la intervención de la Dirección de Cines de la Municipalidad de la Ciudad de La Plata que aportó los fondos para acondicionar la sala -la comuna solo tuvo que solventar el 25% de los gastos, la construcción demandó un proceso de acustización y el trabajo en el techo para bajar su altura. Además, recibió donativos del Instituto Nacional de Cine y Directores Argentinos Cinematográficos (DAC) y de la productora Sybila Producciones, también de La Plata, que facilitó la pantalla, el cortinado y la computadora.

Para el proyecto se eligió un sitio con historia: la sala EcoSelect- Espacio INCAA 2, ubicada en el Centro Cultural Islas Malvinas, que fue construida en la década del 20, concebida como cine y teatro. Por su escenario pasaron Carlos Gardel, Agustín Magaldi, Elías Alippi y Mecha Ortiz y allí se proyectó la primera película sonora argentina, "Tango". Además, este cine tenía una particularidad: su techo era corredizo y en las noches de verano se abría para ver una película bajo las estrellas. Después de su cierre en 1993, fue recuperada por el municipio y convertida en un foco cultural de la sustentabilidad.

Hoy tiene capacidad para 60 personas, cuenta con una pantalla de 5x4 y un sistema de sonido de 5.1, todo abastecido por energía solar captada por paneles instalados sobre el techo del espacio. El sistema de paneles solares permite una función por día; se recarga diariamente y la carga alcanza para una función de 2 horas y media a 3 horas.

"Al ser una sala municipal el costo es accesible o gratis. La idea es promover el cine platense", dice Julián Bartoli, socio de Good Energy junto a Pablo de Benedictis. "Queremos fomentar el uso de energías renovables, para que la gente vea los paneles y se dé cuenta de que así también se puede abastecer su casa", agrega. La firma tiene un plan de RSE por medio del cual anualmente realiza una donación a alguna institución pública u ONG.

La propuesta tendrá en su programación al menos un 70% de proyecciones con entrada gratuita. En este punto, la Fundación Gotika realizó aportes en la cesión de derechos. Y el valor de los tickets pagos no superará el monto sugerido por el Incaa para el Espacio Incaa de la región. La sala brindará exclusividad a los directores adheridos a la entidad que requieran el espacio para realizar pruebas técnicas, avant premiere, estrenos o conferencia de prensa de sus obras.

Este cine es el tercero en el mundo con estas características, que se suma a los de la India y EE.UU.. Si bien el Incaa tiene como objetivo multiplicar las pantallas de exhibición para que el cine llegue en forma accesible a todo el país, este proyecto se enriquece con el uso de energía renovable que se presenta como un foco hacia donde la comunidad debe mirar en temas de sustentabilidad.

Premiados

A fines del año pasado, Good Energy recibió en el Centro de Convenciones Gouman Tower de Londres el premio World Quality Commitment a la calidad de su servicio. Este galardón se otorga desde hace 30 años a empresas de todo el mundo por la calidad en su gestión, por el nivel de satisfacción de sus clientes y por su compromiso con la sustentabilidad. Para sus dueños, el objetivo de su plan es que la gente ahorre energía pero también que gane independencia de la red convencional.