Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con objetivos proinversión y de eficiencia recaudatoria, la Reforma ya genera debate

Establece cambios en Ganancias, Impuestos internos e IVA. La novedad es que fijo alícuotas para contenidos por internet y una virtual nueva ley antievasión

Con objetivos proinversión y de eficiencia recaudatoria, la Reforma ya genera debate

El Gobierno hizo circular ayer el proyecto de ley de Reforma Tributaria, que formalmente entraría hoy al Congreso.

Con 220 páginas repartidas en 12 capítulos, se espera que se comience a trabajar en comisiones para que pueda bajar a Diputados y sea tratado en sesiones extraordinarias.

El proyecto contempla los ya anunciados paquetes de modificaciones en diferentes tributos, como Ganancias, IVA, Impuestos Internos (ver página 18), la seguridad social, aranceles a la importación, y contribuciones patronales, y hasta plantea un cambio de actualización para las multas.

Como había adelantado el oficialismo, se fija una mayor presión tributaria a los combustibles, al tabaco y a las bebidas azucaradas; a las renta financiera de las personas humanas, y sobre los activos inmuebles.

En el caso del vino, los espumantes y la cerveza, como adelantó el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, el Gobierno desistió de su intención de que paguen más impuestos.

Las novedades se concentran en que se grava la tenencia de monedas digitales y la transmisión de contenidos originados en el exterior, y también una mayor carga a los servicios de telefonía celular y satelital.

Finalmente, la producción de Tierra del Fuego no pagará Impuestos Internos, pero sí los importados hacia 2023 (ver página 5)

Con esta reforma el Gobierno explicó que busca obtener una rebaja gradual de la presión impositiva en cinco años, con un impacto del 1,5% en el PBI. Sin embargo, el propio ministro de Economía Nicolás Dujovne le había dicho a El Cronista que entre las subas y las bajas la estimación es que el impacto en la recaudación sea neutro, si es que la economía crece.

El primer capítulo se encuentra la baja de la alícuota del impuesto a las Ganancias para utilidades no distribuidas de las empresas (del 35% al 25% al 2021). Esto es para las compañías en el período que no giran dividendos y los reinvierten. Vuelven al régimen "normal" cuando reparten las ganancias entre sus accionistas.

Asimismo, establece la posibilidad de computar el pago del Impuesto al Cheque a cuenta de Ganancias, y el mínimo no imponible para contribuciones patronales (las empresas sólo pagarán por el excedente).

A la hora de modificar los Impuestos Internos, como había adelantado, modificó el piso a partir del que se comienza a pagar por la compra de automóviles 0 km.

Pero esto de las "compensaciones" sube la presión para los servicios de telefonía celular. "Establécese un impuesto de 5% sobre el importe facturado por la provisión del servicio de telefonía celular y satelital al usuario", señala el artículo 115´.

Esto significa que se pasa de un impuesto de 4%, que en la práctica significa 4,1%, a 5% que terminará siendo de 5,25%.

Otra novedad del proyecto es que también incorpora al régimen de pago de Ganancias a servicios que hasta ahora estaban exentos, como por ejemplo los contenidos distribuidos por internet, lo que implicará que servicios como Netflix y Spotify comenzarán a tributar (ver página 5).

También quedaron incluidas en Ganancias las fundaciones, asociaciones y entidades civiles de asistencia social que obtengan sus recursos de espectáculos públicos, juegos de azar o actividades similares, o que se dediquen a la actividad de crédito o financieras (las cooperativas, por ejemplo)

En lo que se refiere a la renta financiera, establece una alícuota del 15% para activos en dólares o indexados; y 5% para activos de renta fija en pesos no indexados. Se elimina el Impuesto a la Transferencia de Inmuebles, pero se incorpora una alícuota del 15% a la ganancia de capital por compraventa de inmuebles que no sean vivienda.

Parte de esa neutralidad estaría dada porque el proyecto de ley de Reforma Tributaria plantea una virtual nueva ley antievasión en donde aparece un régimen Penal Tributario.

Además, crea una Unidad de Valor Tributaria que actualizará multas por la inflación (ver página 3)