Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Iglesia pidió que "no se vulneren derechos laborales"

El obispo de San Isidro y flamante presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, advirtió que la Iglesia considera al trabajo "no como una mercancía, sino como un ordenador de la vida", por lo que marcó la necesidad de "conservar los puestos de trabajo" y "que no se vulneren los derechos laborales" de cara a la reforma laboral en curso.

En su primera conferencia de prensa tras ser elegido al mando de la Iglesia católica en el país, el prelado sostuvo que sus compañeros obispos y sacerdotes son "muy sensibles" a los posibles cambios que se instrumenten en la normativa de contratación, y adelantó que la jerarquía eclesiástica estará "al lado de estas situaciones", sin por ello reconocer que "se necesitan crear más fuentes de trabajo".

Acompañado el arzobispo de Buenos Aires y vicepresidente primero del organismo, Mario Poli, y el obispo de Chascomús y secretario general del organismo, Carlos Malfa, Ojea también observó que "el narcotráfico ha crecido y está creciendo".

"No hay que criminalizar ni estigmatizar, hay que crear una red de contención, un espacio donde puedan hablar, salir de sí mismos para encontrarse", insistió ante una consulta de la agencia NA, al tiempo que estimó que "hubo y habrá" sacerdotes amenazados por las mafias vinculadas al narcotráfico.

El nuevo presidente del Episcopado también anticipó que la nueva conducción llevará a la brevedad su saludo al presidente Macri y remarcó el compromiso de fomentar "el diálogo" entre los argentinos.

"Nos cuesta convivir, sentarnos a la mesa y sentirnos profundamente incluidos. Seguiremos dando nuestro aporte al diálogo de los argentinos desde nuestro lugar, que no es el de técnicos ni el de políticos", comentó.