Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sin EE.UU, el acuerdo del Pacífico sigue adelante: qué cambió y qué no

Pese a que se retiró la economía más grande del tratado, los otros 11 países aceptaron retener gran parte del texto original. Los cambios por ahora son muy pocos

Sin EE.UU, el acuerdo del Pacífico sigue adelante: qué cambió y qué no

Los ministros de 11 países acordaron el fin de semana seguir adelante con el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) sin Estados Unidos, que se retiró del pacto comercial en enero pasado.

Es un gran paso. Estados Unidos era la economía más grande del TPP. El acceso a su mercado era el motivo principal por el que los otros países estaban dispuestos a someterse a normas estrictas sobre cosas, como la propiedad intelectual y la economía digital, que beneficiaban a EE.UU. y que Washington fijó como el precio de entrar.

El acuerdo, tal como ocurre frecuentemente en el mundo comercial, vino acompañado de gran dramatismo y el anuncio se demoró 24 horas. Pero lo que quizás sea más notable dada la ausencia de EE.UU. en la mesa es todo lo que se mantuvo del pacto original sellado en octubre de 2015.

El texto original del TPP incluye 29 capítulos, infinidad de anexos y más de 5000 páginas en total. Pero los países miembro acordaron "suspender" sólo 20 puntos, lo que en algunos casos apenas representa borrar la mitad de una oración.

Lo que cambió

- El nombre: A pedido de Canadá, el TPP formalmente se llamará Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés).

- El capítulo sobre propiedad intelectual fue el que más cambios sufrió (representa 11 del total de 20 enmiendas). Se suspendió la prolongación del copyright a 70 años después de la muerte del autor o el artista. Lo mismo con las protecciones especiales para los genéricos, una nueva clase de productos farmacéuticos.

- Se mantiene el polémico sistema de resolución de disputas entre inversores y estados, pero los 11 países redujeron su alcance al quitar las referencias a "acuerdos de inversión" y "autorización de inversión".

- Se eliminó el requisito que obligaba a los países a disponer de una sección de aduana especial para enviar embarques por couriers como DHL y Federal Express.

Lo que no cambió

- Todo lo relacionado con los aranceles y acceso al mercado.Cuando entre en vigencia, los aranceles serán cero en el 95% de los productos comercializados dentro del bloque TPP.

- Gran parte de lo vinculado con la economía digital. El nuevo TPP se convertirá en el primer acuerdo comercial del mundo en exigir a los países miembro que se permita el libre flujo de datos transfronterizo. También prohibe a los países pedir a las compañías que guarden la información localmente.

- Las normas que rigen a las empresas estatales, incluidas en el TPP para fijar un estándar para China con su vasto sector de compañías estatales.

- Las regulaciones laborales y ambientales. El único cambio al capítulo sobre medio ambiente fue la eliminación de las palabras "u otra ley aplicable" y de una nota al pie relacionadas en una sección vinculada al comercio de especies en peligro de extinción.

Lo que se viene

- Más negociaciones. Brunei, Canadá, Malasia y Vietnam tienen temas pendientes. Pero hay sólo cuatro que tienen que ver directamente con el texto. Malasia y Brunei, según los negociadores, están buscando cambios diferentes que les otorgue más tiempo para adaptarse a las normas del TPP que se aplican a sus grandes compañías de recursos estatales. Vietnam quiere más tiempo para adaptarse a las nuevas leyes, lo que hará que sea más fácil para los trabajadores armar sindicatos antes de recibir sanciones comerciales, tal como prevé el TPP. Mientras tanto, Canadá busca ampliar su "excepción cultural", que le permite proteger su sector cultural y fijar normas que exijan a los canales de televisión usar contenido local, por ejemplo. El tema es particularmente sensible en la provincia francoparlante de Quebec, donde nació el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

- Un estancamiento entre Canadá y Japón con respecto a las normas del sector automotor. Las "normas de origen" del TPP exigen que se fabrique dentro del bloque un porcentaje de las autopartes menor que el que fija el Nafta (Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio) para que los autos tengan garantizado el status de "libre de impuestos". Eso es un problema que tiene tres frentes. La industria de autopartes de Canadá es una voz poderosa. El sector automotriz de Japón depende de cadenas de abastecimiento en las que participan países no miembros del TPP, como Tailandia. Y Canadá está participando de las renegociaciones del Nafta donde EE.UU. insiste en fijar requisitos aún superiores para el contenido local.

- Eventualmente, llegarán las firmas, la ratificación y la entrada en vigencia. Los negociadores se fijaron la meta de firmar el nuevo pacto en el primer trimestre de 2018. Los 11 países tendrán que ratificar el TPP revisado. El acuerdo entrará en vigor cuando seis países lo hayan ratificado.