Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Suman la absorción de cajas previsionales a la oferta a gobernadores

Ante las dificultades para cerrar un acuerdo el jueves, como pretende Macri, en la Casa Rosada evalúan ampliar la propuesta a las provincias. Nueva semana de reuniones

Suman la absorción de cajas previsionales a la oferta a gobernadores

El Gobierno protagonizará una maratón de reuniones con los ministros de Hacienda de cada provincia durante las próximas 48 horas, donde redoblará la presión para que los distritos bajen el impuesto a los Ingresos Brutos como parte del acuerdo para el nuevo Pacto Fiscal. Con ese fin, planean incluir en el convenio las cajas previsionales no transferidas a 13 jurisdicciones. El oficialismo habla con tono optimista y quiere acortar los tiempos, pero hasta el propio presidente Mauricio Macri abre la puerta a que la negociación se extienda.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio; su par de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, trabajarán a contrarreloj desde la Casa Rosada para que este jueves se firme el acuerdo fiscal. Desde hoy recibirán a ministros de Hacienda de Jujuy, Mendoza y Neuquén y hasta mañana planean tener bilaterales con todas las provincias.

En Casa Rosada sostienen que tienen que acordar "detalles" en torno a la baja de Ingresos Brutos. Pero desde el lado de las provincias consideran que no son "detalles" y que este punto está muy trabado ya que, en algunos distrito, la recaudación por IIBB representa el 70% de los ingresos.

El Gobierno planea negociar la nomenclatura de rubros de cada provincia pero se encuentran con trabas imprevistas. Por ejemplo, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, se quejó porque el plan sería más leve con el rubro de minerías que con el de hidrocarburos, a meses de que firmó un convenio multisectorial petrolero. El mandatario, al igual que sus pares, sienten la presión de las cámaras empresarias de cada sector, así como el Gobierno lo vivió en los últimos días con la resistencia de la empresa Coca Cola al incremento de la alícuota a las gaseosas.

Para llegar a un acuerdo, el Gobierno también piensa "ceder" otro punto. "Vamos a incluir las cajas previsionales no transferidas a 13 provincias", reconoció un funcionario que está metido en la negociación. Este es un punto que las provincias de mayor peso fiscal, como Córdoba, venían reclamando y que podría ayudar a que el gobernador peronista Juan Schiaretti, acuerde a bajar Ingresos Brutos.

Justamente, el Gobierno tiene el ojo puesto en Córdoba, luego de que los oficialistas María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad) se alinearan a la Casa Rosada, tal como era esperado. No fue casualidad que Macri publicara ayer una carta en el diario cordobés "La Voz", donde Cambiemos suele tener una amplia adhesión electoral que pone en aprietos a Schiaretti. "Tenemos que reducir la presión impositiva y diseñar un sistema equitativo y sustentable, con una relación más clara y cooperativa entre la Nación y las provincias", instó el Presidente en su misiva a los gobernadores. Bajo esta estrategia de presión, un asesor del Presidente confió sonriente: "tienen que aceptar el pacto porque es lo que la gente votó".

En el Ejecutivo es dispar el nivel de optimismo respecto a cerrar el acuerdo el jueves. El propio Macri admitió que se reunirán esta semana "para seguir avanzando". Sin embargo, algunos funcionarios creen que este jueves podría haber una foto del Presidente con los gobernadores, tras firmar el pacto.

La urgencia se debe al temor. "Necesitamos aprobar la reforma tributaria cuanto antes porque después del Congreso tiene que pasar por las legislaturas provinciales", explicó un funcionario con preocupación. "Es el momento en que todos tenemos que jugar a ser estadistas. No hay elecciones a la vista y acabamos de ganar las legislativas. Después, nos volvemos a pelear", reconoció otro secretario.

También hay preocupación en relación al acuerdo de responsabilidad fiscal, que consiste en puntos tales como que las provincias incorporen nuevo personal solo en relación con el crecimiento poblacional. El temor de la Casa Rosada es que el Pacto que se firme en la cúpula no llegue a la base de la pirámide, donde reinan los municipios.